miércoles 25/11/20
Residencias

La segunda ola del virus entra en más de 30 geriátricos de la provincia

Un vacío legal deja en el aire las visitas a residencias pese al cierre perimetral
Una persona mayor acompañada por una cuidadora en una residencia de mayores. DAVID FERNÁNDEZ
Una persona mayor acompañada por una cuidadora en una residencia de mayores. DAVID FERNÁNDEZ

Más de treinta residencias de la provincia se han visto afectad ya por la segunda ola del coronavirus desde el mes de septiembre en la provincia de León.

Casi un millar de residentes y trabajadores se han contagiado el virus y el efecto sobre los hospitales, primeramente el Caule y ahora también el Hospital El Bierzo ha sido «muy importante», según reconocen fuentes sanitarias.

Mientras los equipos de Atención Primaria y el equipo covid-residencias tratan de paliar esta situación, el desconcierto obre los sucesivos cambios normativos para afrontar la crisis del coronavirus se ha instalado también en las residencias de mayores de Castilla y León.

En medio de una semana en la que hay toque de queda y se ha cerrado perimetralmente la Comunidad, las visitas de familiares a los residentes siguen vigentes y amparadas por la ley, hasta que no haya una norma que faculte su prohibición.

Contradicción

El goteo de sentencias que apoyan las visitas de familiares choca con el momento epidemiológico

El goteo de sentencias que apoyan las visitas de los familiares choca con la gravedad del momento epidemiológico, con Castilla y León en «riesgo extremo» y por encima de los 700 casos de covid por cada 100.000 habitantes, han explicado a Efe fuentes del sector residencial, que temen que el cierre de los centros residenciales vuelva a llegar tarde, como ya ocurrió en marzo.

En Castilla y León actualmente sólo está regulado el cierre a las visitas en caso de que la residencia esté en un municipio afectado por un brote de coronavirus y también en aquellos municipios que habían sido confinados perimetralmente por la Junta, aunque en este caso únicamente por el tiempo de vigencia de las respectivas órdenes que sirvieron para el confinamiento —ya sin efecto—, mientras que el resto de limitaciones irán decayendo en los próximos días.

Sin embargo, con la entrada en vigor del estado de alarma y la aplicación del toque de queda la pasada semana, hubo residencias en la Comunidad que vieron alterada su dinámica y entendieron que con el Acuerdo de la Junta de Castilla y León de la pasada semana volvían las suspensiones de las visitas.

Esto llevó a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través de la Gerencia de Servicios Sociales, a enviar a todas las residencias de la Comunidad un correo electrónico aclaratorio en el que remarcaba que los últimos cambios normativos «no suponen de ninguna manera la suspensión de las visitas y salidas de los residentes».

La segunda ola del virus entra en más de 30 geriátricos de la provincia