domingo 18/4/21
Plan contra el covid

Tormenta política por los titubeos en la vacunación

PP y Ciudadanos piden a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que explique en el Congreso los continuos cambios
Personas mayores esperan tras recibir la vacuna en Galicia. BRAIS LORENZO

Hasta ahora, el plan de vacunación contra la covid había sido prácticamente el único flanco de la lucha contra la pandemia que se había salvado de la confrontación política que sí había inundado otros campos como la compra de material, los confinamientos o las restricciones al comercio o la hostelería. Pero el volantazo del miércoles de Sanidad al decidir que la profilaxis de Astra Zeneca que hasta ahora se reservaba a los menores de 65 años pasaba a destinarse exclusivamente a los mayores de 60 ha roto esa tregua implícita. Ha sumido en el desconcierto a los responsables políticos y técnicos de las consejerías, incapaces de explicarse o explicar a los suyos por qué se cambia 180 grados el plan de inmunización para vetar Astra Zeneca a los más jóvenes si la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ni siquiera lo sugirió y Sanidad siempre había prometido seguir al dedillo las instrucciones del regulador continental.

PP y Ciudadanos registraron ayer en la Cámara baja una petición de comparecencia para que la ministra Carolina Darias explique el porqué de este cambio de criterio. El líder de los populares, Pablo Casado, entró de lleno en la guerra recriminando al Ejecutivo central que se esconda tras las autonomías y la EMA para eludir sus responsabilidades en este sorpresivo cambio de rumbo.

Durante el apresurado Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de la noche del miércoles sólo Madrid, con su voto en contra, y País Vasco y Ceuta, con sus abstenciones, plantearon abiertamente objeciones a la decisión de Sanidad de cambiar toda la estrategia de vacunación sólo dos horas después de escuchar a los responsables del Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) de la EMA, pero según revelan fuentes del encuentro la mayoría de las consejerías mostró su «estupor» por la premura de la decisión de prohibir la vacunación en menores de 60 sin un análisis más pausado y sin decidir qué hacer con los más de dos millones de personas que ya han recibido la primera dosis.

Y, sobre todo, por mostrar este nuevo criterio como una cuestión «incontrovertida» cuando la PRAC había subrayado poco antes que no había encontrado evidencias, ni en un sentido ni en otro, de que la edad u otras circunstancias, como el género o el historial médico, fueran un factor de riesgo en las extrañas embolias. De hecho, en toda Europa sólo Bélgica e Italia, junto a España, se apresuraron a cambiar radicalmente su plan de inmunización.

Madrid volvió a ser la comunidad más crítica, pero ni mucho menos la única. «Lo del Gobierno es un sinsentido. No se puede dar palos de ciego constantemente. Nosotros hemos defendido siempre que se vacune a todas las personas mayores de 65 años porque es muchísimo mayor el beneficio que el riesgo. No se puede ahora a mitad de la partida volver a cambiar de criterio. En ese Consejo Interterritorial se cambia de criterio constantemente», denunció Isabel Díaz Ayuso.

Su consejero de Salud, Enrique Ruiz Escudero, expresó este jueves en público lo que muchos otros responsables de las comunidades, y no sólo del PP, están manifestando en las últimas semanas. «Existe un regulador como la EMA que decide cuál es el criterio. No puede ser que con un informe verbal (de Sanidad) nosotros decidimos que no se puede vacunar a los menores de 60. No podemos estar permanentemente confundiendo», lamentó.

Comunidades como Cataluña o Andalucía, que incluso votaron a favor del volantazo, este jueves criticaron sin ambages el cambio.

Tormenta política por los titubeos en la vacunación
Comentarios