sábado. 13.08.2022

Un trono arcoíris en el reino de León

Desfile festivo y reivindicativo. El Orgullo 2022 de León celebró ayer su primera marcha lúdica y reivindicativa sin restricciones por la pandemia. Una carroza encabezó por primera vez la manifestación en la que se reclamó agilizar la ley trans sin perder la sonrisa.
                      La primera carroza del orgullo LGTBIQ+ en León. FERNANDO OTERO
La primera carroza del orgullo LGTBIQ+ en León. FERNANDO OTERO

La comunidad LGTBIQ+ de León desfiló ayer por primera vez con una carroza en su manifestación reivindicativa y festiva por las calles de León, desde la explanada de la Junta hasta la plaza de Santo Domingo. «Hemos venido para recordar a León que existimos» y que «nuestras identidades no son un capricho de verano», proclamaron en el manifiesto.

En el Orgullo 2022 celebraron los logros de los últimos años subidos al trono que, por un día, tomó la capital del reino de León, gracias al empeño del presidente de Awen LGTBIQ+ que quiso marcar un hito en la celebración del Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+ y contó con la colaboración del Ayuntamiento de San Andrés para conseguirlo.

«Al acabar retomaremos la lucha: cada une de nosotres volverá a su particular trinchera, a nuestro sufrir diario, al combate porque una persona más abandone sus prejuicios contra nosotres», apuntaron Ariana Alonso Celorio, de Rebelión Feminista, y Juan Álvarez Iglesias, de Awen.

Entre 200 y 300 personas personas se sumaron a la marea arcoíris que persigue «una revolución sin precedentes» en la que esperan ser libres «para determinar nuestro género y más aún, para no temer expresarnos».

Los logros los ven en la situación «cierto privilegio» que viven a día de hoy «los gays, en mayor medida, y en menor, las lesbianas», «con respecto al resto de hermanes del colectivo». El manifiesto puso el foco en la lucha por «les no-binaries, para que se conozcan y se reconozcan sus identidades», «les trans, porque no sean discriminados ni se ataque su identidad de género»; «les intersex: es hora de acabar con las mutilaciones genitales a las personas intersexuales», reclamaron, y también por «les discas y loques kuir: basta de utilizar contra nuestras compas trans las violencias cuerdistas y capacitistas para impedirles decidir sobre su propio cuerpo». La bisexualidad y la asexualidad también tuvo su hueco en la carroza del Orgullo 2022 de León y en su manifiesto que concluyó con la lectura del poema Biografía colectiva, del libro Infinitamente de Aarón A. Alonso.

El activismo LGTBIQ+ nunca olvida la fiesta. Ayer en León, en plenas fiestas de San Juan elevó la temperatura ambiente con música, color y subido por primera vez a una carroza. «Es un Orgullo en el que se está viendo más que nunca la juventud de la comunidad LGTBIQ+ de la ciudad, que cada vez en más grande», señaló Álvaro López Serrano, presidente de la asociación Awen LGTBIQ de León.

Este colectivo, que tiene su base oficial en el CHF, funciona con asambleas y redes de contacto y apoyo «para ayudarnos, defendernos y cuidarnos» en la ciudad. Desde este año cuenta con un grupo de acogida creado con la ayuda de otras asociaciones con experiencia. A través de un grupo de Telegram se han profesionales de psicología, educación social y derecho han atendido a personas que precisaban ayuda inmediata.

Awen ha trabajado este año con personas migrantes a través de la asociación Diaconía y con el programa de Protección Internacional de San Juan de Dios y han comenzado un programa de acompañamiento con personas LGTBIQ+ que están en prisión en el centro penintenciario de Mansilla de las Mulas, en colaboración con estudiantes de Educación Social. En alianza con Rebelión Feminista realizaron el ciclo de charlas Rompiendo el estigma en la Librería Café-Sputnik

Acompañada de una animada batucada y con las banderas arcoíris ondeando por todo el recorrido, desde la explanada de la Junta hasta Santo Domingo, la marcha del Orgullo 2022 se distinguió por «la juventud y el descaro», valoró Claudia León Prieto.

Esta leonesa trans ha sido testigo del Día del Orgullo desde 2004 en León y desde 2005 en Madrid. «He visto que ha ido evolucionando desde grupos pequeños y concentraciones hasta manifestaciones más grandes por la calle Ancha. Y hoy tenemos una carroza y todo, que en Madrid es tremendo», apuntó.

«Ahora lo prioritario es que se apruebe una ley integral trans que acoja también a los menores y a las personas extranjeras. Tenemos que conseguir que esa ley salga adelante en esta legislatura porque está encontrando resistencias fuera pero también dentro, en el Partido Socialista por planteamientos feministas de otra época», dijo en alusión al proyecto que aprobará hoy el Gobierno para su trámite parlamentario.

En Castilla y León, lamenta, no hay ninguna unidad de género y solo atienden algunos casos de cirugía de cambio de sexo en Valladolid. «Nada que ver con la situación más avanzada de otras comunidades como Andalucía o Asturias», lamenta Claudia Prieto.

«Salí del armario como lesbiana hace dos años y estoy aquí con mi novia y mi mejor amigo. Es mi primer Orgullo», afirma emocionada Paula, una joven que ha encontrado en León la ciudad donde vivir en libertad su opción sexual.

«Reivindicamos la libertad sexual, de género y de amar», apunta una madre que acudió con su hija menor de edad. «Quiero que mis hijos tengan opción de elegir sin trabas», apostilla Marta.

Juan asegura que acude a la manifestación del Orgullo en León desde hace años para apoyar a su hermana lesbiana y a otros familiares homosexuales que han sufrido rechazo y discriminación por su orientación sexual.

Algunas familias de parejas del mismo sexo acudieron con sus bebés en carritos cubiertos con la bandera LGTBIQ*+. El colorido y el sonido de la marcha atrajeron la atención de viandantes a una hora en que la actividad festiva de San Juan.

Una gran pancarta reclamaba el «verdadero feminismo», otra hacía un guiño irónico a la frase: «Mi madre me enseñó a comer de todo» y la Ariana Alonso subió a la carroza la del ‘orgullo tullido’.

La marcha del Orgullo 2022, con su flamante carroza, fue el colofón a una semana larga de actividades en la ciudad en la que la comunidad LGTBIQ+ se ha visibilizado con actos culturales, de convivencia y charlas formativas.

Un trono arcoíris en el reino de León
Comentarios