lunes 29/11/21
Parte de los trabajadores de la Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan

PABLO RIOJA | LEÓN

Su andadura en la capital comenzó hace 32 años cuando un grupo de madres solteras unía fuerzas con el objetivo primordial de reivindicar y hacer valer los derechos que como mujer y familia le otorgan las leyes españolas. Una enérgica lucha contra la discriminación evidente o soterrada que, tres décadas después, ha logrado apuntarse numerosas ‘batallas’ pero que ni mucho menos supone una victoria definitiva. «Queda aún mucho que hacer», confiesan algunas de las veteranas que dan vida a la Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan, que acaba de ser seleccionada por la Confederación de organizaciones familiares de la Unión Europea (Coface) por su programa de Educación Financiera Familiar y Pobreza Energética desarrollado desde el año 2011.

«El acceso a conocimientos y herramientas de gestión económica por parte de las familias siempre ha sido una prioridad para la fundación, con especial hincapié en lo que son los servicios básicos, como contar con una cuenta corriente», remarcan desde Isadora Duncan, «más aún cuando se trata de una condición básica para ser beneficiario de ayudas sociales». El programa de educación financiera familiar imparte técnicas básicas que van desde manejar debidamente los presupuestos familiares hasta los temas y actividades que afectan a la economía doméstica personal y familiar. En cuanto al de pobreza energética, se centra en ofrecer herramientas destinadas al ahorro y consumo responsable de la energía de un hogar para lograr que sea eficiente y respete el medio ambiente.

A lo largo de 2015, un total de 60 personas pasaron por los ocho talleres que organizó la fundación dentro de este programa. Pero tan sólo es la punta de un iceberg que se extiende por diferentes campos como el programa de atención a mujeres inmigrantes, los de acogida o el de empoderamiento económico. Sólo el pasado año, la Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan —que también atiende a padres— prestó servicios a un total de 2.295 personas de forma presencial, por Internet o a través de los actos donde participa. Asimismo, su página web recibió 152.374 visitas y su red social 8.326 y 2.047 personas registradas. Cifras que aumentan con cada ejercicio y que dan fe del trabajo —muchas veces en la sombra— que realizan los trabajadores desde la capital leonesa.

Una amplia red

La fundación cuenta con un equipo interdisciplinar que ronda la quincena de personas y un voluntariado de 40 personas de diferentes ámbitos, cualificaciones y edad. A nivel internacional pertenecen a organismos como el Consejo Económico Social de Naciones Unidas, la Red de Organizaciones de la Sociedad Civil con perspectiva de género a favor de la igualdad entre mujeres y hombres o la Red Europea de Familias Monoparentales. Por su parte, dentro de España participan en la Unión de Asociaciones Familiares, la Agrupación de entidades sociales Idufams, la Red Nacional de Educación Financiera, la Red Ormiga o la Asociación Española de Microfinanzas.

En la ciudad

Finalmente, dentro de Castilla y León son parte del Consejo Municipal de la Mujer del Ayuntamiento de León, del Consejo Municipal de Inmigración, la Plataforma de Voluntariado de Valencia de Don Juan o la Red de Asistencia a Mujeres Víctimas del Maltrato de la Junta, entre otras.

La fundación es una entidad solidaria que defiende la solidaridad como valor fundamental de la sociedad. Asimismo defiende la igualdad jurídica, la justicia social y económica de todas las familias monoparentales así como el libre desarrollo afectivo y personal como base única para la constitución y desarrollo de una familia. En general entiende la declaración universal de derechos humanos como valor básico del modelo social. «La perspectiva de género es uno de nuestros principios rectores y un elemento social de las familias monoparentales y la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

Un coto a la discriminación