miércoles 11.12.2019

La utopía se pinta en Velilla de la Reina

La infancia se enraiza en el pueblo. Velilla de la Reina, donde la semana cultural dura quince días de intensa actividad, estrena este verano una nueva iniciativa para enraizar en el pueblo a la infancia que veranea en sus casas y calles. 
Los niños y niñas que veranean en Velilla de la Reina tienen este verano una cita con la creatividad de la mano de Angelina Fernández Díez. RAMIRO.
Los niños y niñas que veranean en Velilla de la Reina tienen este verano una cita con la creatividad de la mano de Angelina Fernández Díez. RAMIRO.

«Queremos que Lola viva lo que vivimos aquí nosotros», afirma Miriam. Lola, que se mueve como rabos de lagartija, es de las más pequeñas del grupo que se junta dos veces por semana frente al caño de Velilla de la Reina para pintar y recortar figuras con las que han decorado el pueblo. Angelina Fernández Díez, una inquieta vecina, ha ofrecido esta actividad de manera altruista durante el verano con el ánimo de sembrar entre los más pequeños «el amor por el pueblo» y darles la oportunidad de ser protagonistas de un «verano diferente».

 

Los tablones que ha montado frente a su casa se han convertido en una creativa mesa para la población de menos edad del pueblo. Niñas y niños desde los dos hasta los 12 o 13 años que, en su mayoría, viven en ciudades a las que emigraron sus abuelos o abuelas. Como Lola, Alfonso, Claudia, Greta, Paula o Sara... Han pintado mariposas que ya vuelan colgadas de las farolas y cantos rodados que fueron a recoger a un cascajal y se llevarán a casa como recuerdo de un verano especial.

 

Lola es nieta de una mujer que a los 16 años emigró a Barcelona. Su madre, Miriam, que nació en Cataluña, volvía a Velilla de la Reina todos los veranos. Y en unas vacaciones se enamoró de Sergio, un chico del pueblo que también acabó marchando. Ahora vuelven con la pequeña Lola.

 

Niños en Velilla de la Reina. RAMIRO.

Orgulloso de las piedras que recogió y pintó con su prima. RAMIRO.

«El contacto con los animales, andar libremente con las bicis y la tranquilidad de que los coches van con prudencia», son algunas de las experiencias que valora del pueblo, aunque no se ve viviendo en Velilla todo el año. «En invierno hay poca gente y el clima me echa para atrás... Además no hay comunicaciones por transporte público», apostilla.

 

En Velilla de la Reina hay censados 192 habitantes, según el presidente de la Junta Vecinal, Goyo González. En los últimos cuatro años han nacido tres criaturas en el pueblo, la mitad de los registrados en el municipio de Cimanes del Tejar en este período. Pero sólo uno vive en el pueblo a pesar de las ayudas a la natalidad que otorga el ayuntamiento.

 

Fomentar el arraigo en el pueblo es el objetivo de estas actividades lúdicas y creativas que Gela quiere que en el futuro se profesionalicen. En su cabeza bullen ideas para dar uso a las parcelas y huertas que rodean la antigua iglesia de San Pelayo, con su cementerio medieval y el emblemático negrillón convertido en escultura por Santocildes y algunos mozos del pueblo hace más de 20 años.

 

«Sería bueno crear un banco de tierras con estas fincas que ya no se cultivan para, igual que hacemos la trilla durante la semana cultural, crear un espacio para las artesanías y para la agricultura ecológica», explica la mujer. Son utopías, admite, pero no quiere rendirse.

 

«Cuando hicieron la escultura del negrillón seco decían que había que colgarlos y ahora es el referente del pueblo», subraya. La iglesia de San Pelayo fue cedida por el Obispado de León al Ayuntamiento de Cimanes del Tejar, que, con ayuda de la Diputación provincial, la rehabilitará como Museo de la Máscara Ibérica. La obra ha sido adjudicada recientemente a la empresa Inmotec por cerca de 322.000 euros, confirmó el alcalde de Cimanes del Tejar, Andrés García.

 

La fama de los Toros y Guirrios de su carnaval ancestral la ha impulsado la asociación que lleva su nombre. «No paran, su semana cultural dura quince días», subraya el alcalde. El presidente de la Junta Vecinal destaca que en Velilla de la Reina «hay mucha iniciativa» así como la variedad de actividades que organizan durante la semana cultural: teatro, rabel, acordeón y para cerrar, ayer las panderetas... El verano continúa con San Roque y San Roquín.

Niños en Velilla de la Reina. RAMIRO.Niños en Velilla de la Reina. RAMIRO.Niños en Velilla de la Reina. RAMIRO.

La mesa instalada frente a la casa de Angelina en Velilla de la Reina se ha convertido en un lugar de convivencia y trabajos manuales para los más pequeños del pueblo. RAMIRO.

La utopía se pinta en Velilla de la Reina