viernes. 12.08.2022

Vacaciones en paz con sonido de guerra en León

Dos niños saharauis en tierra de nadie. El programa Vacaciones en Paz se reanudó con mal pie en León tras dos veranos suspendido por la pandemia. Dos de los tres menores no llegaron a las familias leonesas. Asped rechazó hacerse cargo de un niño y una niña no asignados inicialmente a esta asociación. Al Bierzo llegaron con normalidad nueve menores de los 136 acogidos en Castilla y León.

 La llegada de los tres niños saharauis del Programa Vacaciones en Paz asignados a familias de la asociación Asped León se complicó ayer en Villanubla, destino del vuelo fletado desde Argelia con 130 menores y sus monitores para pasar sus vacaciones en Castilla y León.

Dos de los tres menores no han llegado a las familias leonesas, como estaba previsto. Se han quedado en tierra de nadie, a cargo del delegado saharaui en Castilla y León, Mohamed Labat, al rechazar la asociación Asped de León hacerse cargo de dos menores cuya identidad no se correspondía con la asignada en los listados, según denunció el presidente de la entidad, Enrique Bayón.

La representante de la asociación que acudió al aeropuerto vallisoletano rechazó hacerse cargo de los otros menores que le entregaban —un niño y una niña— por indicación del presidente de Asped. «Tan solo he recogido al niño que venía a mi casa», señaló Carmen García Velasco, que reside en Santa Cruz de Montes (Torre del Bierzo).

Según el delegado saharaui en Castilla y León, Mohamed Labat, «se ha producido un error en la asignación con otras asociaciones y estoy tratando de solucionarlo». Fueron las únicas palabras del responsable saharaui en Castilla y León. La asociación Asped León ha exigido que sean entregadas a las familias las dos niñas asignadas a las otras dos familias leonesas. Enrique Bayón aseguró que había puesto los hechos en conocimiento de la Oficina de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía en León.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades explicó que la Junta no interviene en la asignación concreta de los menores a las familias acogedoras, por lo que es un asunto que tienen que solventar entre la asociación y la delegación saharaui que ha gestionado este año el programa Vacaciones en Paz. De hecho, la Junta este año ni siquiera colabora económicamente con el programa debido, según Familia, a la premura con que se ha gestionado. Oficialmente, la Junta no tiene conocimiento de lo sucedido pero «estará al tanto por si fuera necesario intervenir en caso de que se produzca una situación de desamparo» de los menores afectados.

Según Asped León, a las familias leonesas les asignaron dos niñas y un niño. «Al menos una de esas niñas sabemos que está con otra familia que no es de nuestra asociación», puntualiza Bayón.El delegado saharaui se ha hecho cargo de los dos menores, dos niños, que no han sido aceptados por la asociación de León debido al error de asignación. «Esos niños tienen que estar adjudicados a otra asociación y a otras familias que estarán o deberían estar buscándolos porque están bajo su responsabilidad».

El programa Vacaciones en Paz se reanudó este año después dos veranos suspendido por la pandemia de covid. En la provincia de León se gestionaron acogidas a través de dos asociaciones, Asped León y la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de León, y fueron asignados tres niños y niñas a León y nueve al Bierzo. A Castilla y León han llegado 136 niños y niñas en un vuelo procedente de Argelia que aterrizó ayer en el aeropuerto de Villanubla (Valladolid).

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 1 de julio las instrucciones para autorizar la residencia temporal de los menores saharauis beneficiarios del programa Vacaciones en Paz y sus monitores, en una resolución de la Secretaría de Estado de Migraciones aprobada por el Consejo de Ministros el 29 de junio. Según dicha resolución, «una vez en territorio nacional, las personas menores autorizados serán entregados a las respectivas familias de acogida comunicándose por las entidades promotoras estacircunstancia a la oficina de extranjería que haya tramitado las solicitudes, así comocualquier incidencia que se haya producido al respecto».

Tanto el responsable de Asped León, Enrique Bayón, como el delegado saharaui en Castilla y León, Mohamed Labat. dejaron de responder a las llamadas telefónicas de este periódico desde ayer al mediodía sin aclarar el destino de la niña y el niño rechazados por Asped y si las otras dos niñas que esperaba han sido asignadas a familias de otras asociaciones. como sostiene Bayón.

Vacaciones en paz con sonido de guerra en León
Comentarios