lunes 1/3/21
Nuevas medidas de desescalada

Residencias. Visitas sin abrazos

Más compañía, con prudencia. La desescalada en las residencias de mayores y centros de personas con discapacidad permite visitas sin limitaciones específicas pero con medidas de prevención como la distancia de 1,5 metros. La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades actualiza hoy la guía de actuación por la situación de riesgo del covid.
Con la vacunación ya se retomaron actividades terapéuticas en las residencias, como en la de Buen Suceso de La Pola de Gordón. RAMIRO

Las residencias de mayores fueron las primeras a las que llegó el confinamiento por la pandemia de covid-19. El 12 de marzo de 2020, dos días antes del decreto del estado de alarma, la Consejería de Familia ordenó la suspensión de las visitas y las salidas, salvo casos de necesidad, para evitar la propagación del virus. Las residencias de Miranda de Ebro fueron por delante dos días.

Las residencias se cerraron a cal y canto. Más de 6.500 personas quedaron al otro lado de los muros de estos centros bajo la alarma sanitaria, en algunos periodos aislados por completo en sus habitaciones. El objetivo era parar el virus, aunque se coló en algunas de forma trágica.

Después de casi tres meses aislados y sin más contactos con la familia que las tablet y el teléfono, a primeros de junio se reanudaron las visitas limitadas a una persona por residente y con fuertes medidas de seguridad. La llegada de la segunda ola volvió a endurecer las medidas en estos centros, aunque el Tribunal Superior de Justicia tumbó la orden del 3 de noviembre de la Junta que impedía visitas y salidas.

Con la inmunización de las personas residentes y el personal de estos centros, que ya se ha completado hace un par de semanas, salvo reductos de residencias nuevas o con nuevos ingresos, la Junta de Castilla y León decidió ayer en un Consejo de Gobierno extraordinario flexibilizar las restricciones vigentes —1 persona por residente 1 vez a la semana— ante la mejoría de la situación epidemiológica.

Desde hoy, las personas que viven en los centros residenciales podrán recibir visitas sin limitación específica ni del número de visitantes ni del tiempo de duración de los encuentros, anunció ayer la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Para garantizar la seguridad, se da potestad a los centros para coordinar las entradas de familiares y asegurar el escalonamiento. Los visitantes deberán cumplir las normas de higiene como el lavado de manos –con jabón o gel hidroalcohólico– y el uso de mascarilla higiénica o quirúrgica y tienen que guardar una distancia mínima de 1,5 metros con los residentes. No vuelven las visitas con abrazos.

Las medidas se suavizan bajo «un criterio de máxima prudencia» y con el fin de «compaginar la defensa de la salud y la vida de las personas mayores y con dependencia y el ejercicio de sus derechos». De esta manera se quiere compatibilizar la protección de la salud física y psicológica, con una mayor conexión con la comunidad a la que pertenecen. La Junta suprime también la la obligación de reserva del 5 % de plazas para alojar a posibles residentes que necesiten una vigilancia especial y habrá modificaciones en las zonificaciones espaciales, que han servido para mantener ‘burbujas’ de convivencia dentro de los centros residenciales.

La patronal del sector de las residencias en Castilla y León, reunida en torno a la Asociación Acalerte, recibió ayer con satisfacción el alivio en la situación de las residencias. «Estamos muy contentos con estas medidas. Por fin empezamos a ver ya la luz», afirma Diego Juan Cuesta, presidente de Acalerte. «Es muy importante que las familias que participen en el día a día de las residencias», subrayó para recalcar que las residencias «ya somos centros seguros» porque tras la vacunación masiva de estos establecimientos se ha alcanzado la inmunidad ante el covid.

Guía explicativa

La Junta publicará hoy la Guía de actuaciones para las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y de personas con discapacidad durante la declaración de la situación de riesgo por covid-19’. El manual ha sido elaborado por la consejería que dirige Isabel Blanco cuando se declaró la pandemia y se actualiza en función de la evolución de los indicadores de salud. Está disponible en el Portal Web de Servicios Sociales de la Junta.

Residencias. Visitas sin abrazos
Comentarios