miércoles. 01.02.2023

El proyecto de reforma de la Ley del Aborto planteado por el Gobierno se está encontrando con una respuesta interna dentro del PP que probablemente no era esperada. Es quizás la prueba más evidente de que, al menos, existe un error político. Como ocurre con excesiva frecuencia en España se ha abierto un debate que no parecía necesario en este momento y que difícilmente va a generar una mejora legislativa sustancial.

La polémica suscitada de una manera tan rápida y contundente hace inviable la posibilidad de que se alcance una posición consensuada que dé estabilidad en el marco legislativo español a una realidad social como es el aborto. Y es precisamente ese error, que se repite en excesivos asuntos de interés general, el que provoca que en España cada gobierno parece obligado a cambiar los marcos legales en cuanto hay alternancia en el Ejecutivo.

El aborto es hoy por hoy una realidad y también una necesidad social con la que hacer frente a situaciones concretas. Voces autorizadas del PP han puesto de manifiesto el error que sería eliminar de los supuestos la malformación del feto. Ahora los populares leoneses también dan un paso al frente para advertir de la equivocación que comete su partido en Madrid si sigue adelante con la reforma que ha ideado el ministro Ruiz Gallardón.

El aborto reclama un marco legal estable que dé cobertura a los deseos de una mayoría de la sociedad. Lo demás es buscar problemas gratuitos y generar tensión.

El aborto no debe ser un asunto siempre abierto
Comentarios