viernes. 03.02.2023
Tendrán que poner muchos argumentos sobre la mesa para demostrar que no es la mano de Mario Amilivia la que «mece la cuna» del PP leonés. López de Benito, presidente provincial, no pasa de ser una figura de cera que se derrite ante los calores de las primeras disensiones. El corregidor leonés, aspirante a la reelección, ha dado un golpe de mano mediático y político en ausencia del presidente, de visita institucional en EE.UU. Algo así ocurrió hace más de una década en la UCL. Los disidentes, con el sustento ideológico y orgánico de algunos curas del Esla, fabricaron la gran escisión del sindicato campesino UCL, mientras su líder, Gerardo García Machado, buscaba alivio a sus males en Rusia. Mario Amilivia ha reeditado el capítulo: convocó a los medios informativos y anunció el fichaje de Manuel Martínez para su lista. Presentó al atleta como lo que es: una estrella deportiva. Queda por valorar en toda su dimensión las consecuencias. O Mario Amilivia había pactado absolutamente todo con López de Benito, o de lo contrario al presidente del PP sólo le queda, a su regreso, desautorizar la operación, dimitir y dar la posterior batalla. Algo muy improbable. Primero, porque no me consta que esté en condiciones de librarla; y segundo, porque se jugaría su aspirantazgo a las Cortes de Fuensaldaña sin otra salida posible. Hace meses anuncié la complicada situación del presidente provincial del PP leonés -con agria respuesta por su parte-, pero el tiempo acabará dando y quitando razones. Yiyo, al que algún colega otorgó en su día la máxima inteligencia política leonesa, ha demostrado que no está a la altura y le superan las circunstancias. Dicho en lenguaje castizo: no cubre gastos. En el PP leonés, el luminoso golpe de efecto de Mario Amilivia no ha sido aplaudido por unanimidad. Ni mucho menos. Entre la legión de sus cachorros de NNGG se discute en voz baja los privilegios hacia algunos y la marginación de los que se rompen, día a día, mes a mes, los cuernos por el partido y luego son marginados. ¿Por qué -se preguntan- Manuel Martínez o la hija del presidente de la Cámara tienen hueco en la lista y no alguno de los militantes juveniles del PP?. LLegan a más en su denuncia con sordina: es una ofensa que el beneficiario diga que acepta su inclusión en la lista del PP como independiente. ¿Es que en nuestra organización no existen jóvenes con capacidad, preparación y lealtad?. Los más atrevidos disidentes recuerdan la inclusión de Margarita Ramos en la lista de la UPL. No aportó nada. En el PP quizá se hayan logrado titulares, pero no la garantía de un buen edil de deportes y, tal vez, sí la pérdida de un grandioso deportista. Sería lamentable. La campaña municipal ya ha abierto todas sus compuertas electorales. Quedó claro en las convenciones nacionales de los dos partidos mayoritarios. Desde ya, y hasta mayo, aguanten ustedes el recital.

Amilivia mece la cuna
Comentarios