viernes 3/12/21

Esa era la buena noticia, pero era, ya no es. A consecuencia del PIB y las declaraciones al respecto, hechas por la Vicepresidenta Calviño tienen un buen lío los sres. del Gobierno. Está claro que se han equivocado y ahora andan en ver a quien le echan la culpa de lo ocurrido. Siempre lo mismo. Ayer, la ministra González Laya y su actuación en el episodio del personaje argelino Ghaly y hoy la vicepresidenta Calviño que veremos por donde sale. Todo esto sin mencionar a Puigdemont y sus piruetas, claro.

Es una pena que siempre sea lo mismo, salimos de Málaga y entramos en Malagón. Y ahora vienen las prisas para arreglar lo que es muy difícil arreglar. Teníamos ministra Vicepresidente que disfrutaba de un halo de buena imagen y aquello se truncó. Pero las cosas tienen siempre un responsable que suele ser el que toma las decisiones. Bien, pues que explique que para eso tiene esa responsabilidad y ese salario.

Resulta curioso el poder de transmisión de sus características que tiene el presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, y la facilidad de sus pupilos, incluidos Vicepresidentas, en asimilar esas características y hacerlas suyas, entre las que está, sin duda, lo que viene siendo mentir.

Porque, está claro que la sra. vicepresidenta ha mentido sobre las cifras del PIB que ha transmitido, en sus declaraciones. Se ha pasado unos cuantos pueblos. ¿Adonde nos lleva todo esto? También los ministros y vices tienen el apego al poder demostrado con creces por su líder? Van a luchar por el poder caiga quien caiga, pero que no sean ellos? ¿También los miembros del Gobierno se apuntan a seguir esa estela de tapujos y cosas raras que, al final, siempre salen a la luz y es cuando el ciudadano normal se sorprende? Somos un desastre y, lo que es peor, el amago de protestas llevadas a cabo por los ciudadanos preocupados en la transparencia del Gobierno, no llega a ningún lugar, no sirve para nada , por desgracia. Y, es muy duro agarrarse al dicho de que «no hay mal que cien años dure», a parte de que ? ¿y si este que estamos sufriendo, dura?

Mientras tanto el PP, preparando su Congreso, el importante, que, aunque siempre se suele decir lo mismo, cuando un Congreso se pone en marcha, en esta ocasión parece, solo parece que las cosas ahí van a ser un poco distintas. Ellos mismos con conscientes que ha llegado el tiempo de las decisiones firmes y pensadas de verdad, en llegar al poder y administrarlo como Dios manda. Basta ya de lo que está viviendo la ciudadanía española, sin rechistar pero que todo tiene un límite.

¿Será capaz, Casado, de gestionar bien el caso Ayuso y formará de verdad, un bloque que haga que el presidente pulse el «eject» de su asiento en la Moncloa y salga por los aires? Pregunta tonta que se hacen muchísimos ciudadanos que están sintiendo pequeños temblores en la construcción del presumible bloque ganador.

Es muy posible que todas las irregularidades, algunas ilegales, muchas injustas y todas con una carga de mentiras intrínseca, pretendan continuar manteniendo esa estrategia, que no se merece el pueblo español y que está llamada al fracaso absoluto dentro de una democracia como la nuestra.

El asunto del PIB de la vicepresidenta Calviño traerá cola como no puede ser de otra forma. Hay que ser muy cuidadosos con los temas relacionados con la economía y como siempre ha dicho el pueblo soberano que es quien más sabe de eso, con las cosas de comer no se juega. Y estamos acercándonos demasiado.

Ahora que, afortunadamente, estamos superando la pandemia, merecemos una época de tranquilidad que permita ordenar nuestros pensamientos y ver con cierta distancia, donde está nuestro país y como hacer entre todos que España vaya hacia arriba. Ya es hora.

Decían que Calviño no tenía un pelo de tonta...
Comentarios