sábado. 03.12.2022

Que las mentiras tienen las patas muy cortas es un hecho tan contrastable como que la cara dura y la manipulación pueden ser vergonzosamente infinitas en boca de los concejales populares de San Andrés del Rabanedo. Por eso, no deja de sorprenderme el empeño del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento, y más concretamente del que fuera concejal de Deportes, en desprestigiar mi trabajo al frente de un área a la que dedico todo mi esfuerzo y empeño desde el inicio de la legislatura.

Es una pena que el «macarrismo político» no sea un deporte, porque con la cantidad de horas de entrenamiento que le dedica al día el señor Pedro García podría obtener una medalla olímpica. Para muestra un botón, la altura política del edil populista (quiero decir del PP) le llevó a criticar la vestimenta de varios miembros del equipo de Gobierno en un acto deportivo de carácter solidario (como si la solidaridad dependiese de si va usted o no en playeros, en lugar de tener en cuenta su aportación económica, independientemente de si esa mañana se ha puesto un chándal o una camisa).

Establecido el nivel de reflexión (o verdulería) política de quien hace poco me criticó en este medio de comunicación, puedo pasar a analizar algunas de las tropelías, que con más morro que espalda, aquí se dijeron.

Todos los clubes del municipio son conscientes de que tienen mi apoyo para cuantas metas se pongan. No hago excepciones ni excluciones como hizo usted, no separo entre buenos y malos, no hago redes clientelares de afines, no les enredo con mentiras y, por supuesto, no les engaño.

La mayoría de los clubes que usted cita en su tribuna nacieron con un gobierno socialista en el municipio; un gobierno que ayudó a las escuelas deportivas y al deporte base, que inculcó valores como el esfuerzo y por eso sobrevivieron sus cuatro años de mandato. Es curioso, Sr. García, que intente darme lecciones alguien que, después de su «glorioso» paso por la Cultural, tiene en su palmares el honor de haber llevado, junto con su excompañera Lage, al finiquito de un club que está en el adn de Trobajo del Camino, como el Huracán Z.

Yo no nací aprendido como usted, pero si algo he hecho en la vida es trabajar. Llego a la política jubilado, dispuesto a ayudar, a dar lo mejor de mí por mi municipio y por una pasión, el deporte. Sin embargo, la realidad del Ayuntamiento es dura, es compleja y difícil de explicar para quien no está familiarizado con el derecho adminsitrativo, la burocracia y la actitud de una oposición de boicot, más centrada en poner la zancadilla que en arrimar el hombro. Y es que ustedes no aprenden ni pasando por las urnas, si ya batieron records de mentiras gobernando, ¿para qué cambiar?

Cojamos otro botón de muestra. Usted miente a sabiendas porque sabe que las deudas que dejó lastran el deporte en este municipio, como facturas en el cajón que suman 200.000 euros por el servicio de transporte en autocar de los clubes que ofreció, sin contrato por cierto, pese al Plan de Ajuste y además no pagó.

Yo, al contrario que usted, no voy a mentir a la ciudadanía. Y hay que decir alto y claro que el Centro de Ocio de Trobajo no se puede abrir mientras el Ayuntamiento no tenga un presupuesto porque hacerlo es ilegal… ya sé que está familiarizado con ese concepto porque en su partido les enseñan que cometer actos ilegales es ser valiente.

Para mí, y para el resto del equipo de gobierno, es muy doloroso que el Centro de Ocio este temporalmente cerrado por una cuestión de legalidad. Igual de doloroso que su actitud de boicot y bloqueo a la aprobación de los presupuestos municipales de su grupo, que debería ser el primero en votar a favor. Pero refresquemos la memoria con otro botón, ¿recuerda usted por qué mantuvo cerradas las instalaciones durante medio año en 2014? Se lo diré yo: Porque fueron incapaces (por mentirosos, chanchulleros y manipuladores) de llegar a un acuerdo con la concesionaria.

Coger el toro por los cuernos, como me recomienda, habría sido garantizar el cumplimiento del contrato por parte de la empresa, cuyo cese de prestación del servicio se considero «como un incumplimiento grave del contrato que justificaría incluso su resolución por causa imputable al contratista»; algo que, le recuerdo, no hicieron.

Así que, señor García, menos lecciones y más humildad. Si tan preocupado está por el deporte en el municipio de San Andrés haga algo por él, más allá de utilizar los medios de comunicación para trasladarme lo que bien puede decirme en mi despacho. Estoy abierto a las críticas, por supuesto, pero también a las propuestas. Sin duda es ahí, en las propuestas y no en la crítica burda y fácil, donde puede usted anotarse un tanto.

El deporte de la mentira en San Andrés
Comentarios