viernes 4/12/20

EDITORIAL: León tiene una deuda que saldar con sus escritores

El Museo del Escritor de Madrid exhibe los más de cinco mil objetos que por el momento reúne ese lugar entrañable y mágico creado por el Centro de Editores. Fotografías, manuscritos, cartas, libros, plumas y objetos de todo tipo llenan ese espacio de la calle Galileo que aspira a convertirse en un lugar mítico como el Museo de los Escritores en Edimburgo.

Entre las donaciones de un centenar de escritores de dieciséis países están las de los leoneses Jesús Fernández Santos y Antonio Gamoneda, y muy pronto las de Juan Carlos Mestre, que convivirán con las de Goytisolo, Cortázar, Alberti, Delibes, Gómez de la Serna, Muñoz Molina, Gerardo Diego, Borges, Luis Rosales, etcétera. Del poeta leonés, ganador del Premio Cervantes, hay una billetera vieja y un ejemplar de Otra más alta vida, el libro de poemas escrito por sus padres y con el que asegura que aprendió a leer.

La iniciativa de éxito en Madrid provoca un profundo lamento porque no se haya hecho algo así en León, cuando se planteó ese proyecto al anterior gobierno municipal y hubo la posibilidad de desarrollarlo. Sigue habiéndola, porque se dispone del espacio perfecto —la Casa del Peregrino, todavía sin uso— y del legado cercano de los más reconocidos autores. La memoria de los Pereira, García Yebra y Crémer, por ejemplo, y el reconocimiento a las figuras de los Mateo, Merino, Aparicio, Colinas, Panero, Llamazares, etcétera, cuyos recuerdos se desperdigan por el mundo, no merecen menos.

EDITORIAL: León tiene una deuda que saldar con sus escritores
Comentarios