domingo. 29.01.2023
A UNOS DÍAS de las elecciones en Irak, ya entró en vigor el plan especial de seguridad con que las potencias ocupantes pretenden minimizar la presión de los grupos terroristas que pretenden hacer imposible la celebración de la consulta. No parece que esta vigilancia especial vaya a detener a los muchos enemigos del proceso electoral, que beneficiará particularmente a los candidatos chiís, ya que esta etnia representa el 60% de la población. Es patente que la comunidad suní, minoritaria y que ha ostentado el poder desde la independencia de Irak, hará cuanto pueda para extender la amenaza y el miedo y dificultar en lo posible la participación. Así las cosas, es muy dudoso que estas elecciones sirvan para asentar unas instituciones que no disfrutan de general consenso.

Irak, en capilla 1397124194
Comentarios