jueves. 07.07.2022

Ni un titular de este jaez sería capaz de llamar la atención a lo que llamamos la oposición y que, la verdad, se opone muy poco. Nos está tocando una etapa de nuestra política donde, verdaderamente vale todo. Y recordando la pesadez que utilizaba el propio Sánchez cuando decía que, ‘no, es no’, ahora de verdad, ‘vale todo, es vale todo’.

Llama mucho la atención que mentes y talentos españoles de primera línea, los hay y muchos, se queden paralizados, inertes, sin movimiento, sin respuesta, ante las barbaridades que decide el Dr. Fraude, y su banda, y eso clama al cielo. Su última, o quizá penúltima decisión, que la hace sin que se le arrugue el proyecto de tupé que tiene, ha sido, confinarnos, o condenarnos, o castigarnos, o abocarnos a un encierro nada menos que de seis meses. Bien. Pues aquí sigue sin pasar nada. Este hombre ignora por completo sus obligaciones para con los ciudadanos y se queda más a gusto que en brazos.

¿Dónde, legalmente, podemos encontrar una salida a este desbarajuste que ya nos convierte en la vergüenza de Europa? ¿Nos estamos rindiendo, bajando las manos, tirando la toalla y aceptando que somos incapaces de hacer frente a las barbaridades que, con forma de ley o no, se nos están imponiendo como idea del Dr. Fraude para detener lo que él y su equipo defendían que no era nada? Por eso me acordaba y no me explicaba que nuestros intelectuales, nuestros hombres de empresa, nuestros líderes en cualquier sector, todavía estén paralizados, quizá por la impresión recibida por estas decisiones que ya no se sabe si son legales, si son reales decretos o si son pantomima pero que sí son engaños a gogó. Pero, que son los causantes de que esa masa gris española se sienta incapaz de parar este tsunami político que nos está costando muchísima salud y muchísima desgracia económica.

Cantó sí es la excepción a este alarmante silencio que todo el mundo extraña pero que nadie se atreve a que salte por los aires

¿Estamos aceptando los trapicheos continuos inventados sobre la marcha y puestos en marcha más rápido aún? Debemos ser sinceros y aceptar que eso es así, nos guste o no. La realidad es que nos vamos sorprendiendo de las normas que se van conociendo, pero las escuchamos, las conocemos y las ponemos al margen porque ¿no nos atrevemos a dar curso normal, es decir, poner a cada uno en su sitio y demostrar que esas decisiones, suelen no ser legales?

Ejemplo de ese silencio, para contestar, que digo se acepta sin rechistar, son las recientísimas declaraciones de ese moñas que tenemos llamado Iglesias, que acaba de decir sin inmutarse, que los recientes sucesos en las calles, destrozando mobiliario urbano y haciendo incluso vandalismo, hurtando productos de establecimientos que han sido devastados. Pues el elegante Iglesias, ha dicho que los responsables de esos acontecimientos, son naturalmente las gentes de extrema derecha. Mira que bien. Y dos huevos fritos, esto lo añado yo.

Y ésta es la situación. Se sienten amos y señores porque no existe la mínima protesta ante tal escenario. Lo saben y lo explotan. Aunque, dentro de esta situación, tenemos una magnífica excepción. El político, antes actor, Toni Cantó. Es una persona que, como político no tiene pelos en la lengua cuando sube al estrado para señalar lo que está mal hecho y que suele ocurrir con demasiada frecuencia.

Hemos podido escuchar cómo Toni Cantó ha puesto los puntos sobre las íes a una política de Podemos, vaya por Dios. Cantó sí es la excepción a este alarmante silencio que todo el mundo extraña pero que nadie se atreve a que salte por los aires poniéndose a hablar para ir contestando y aclarando las verdades que, viniendo el Gobierno, no son verdades. Y todo ello con datos, y con fotos, para demostrar la verdad de lo que decía. Los adversarios, por supuesto, silencio absoluto y mirando para otra parte

Resumen de esta reflexión. Si la oposición española no llega a acuerdos y no rompe de una vez por todas el silencio reinante y cuenta las verdades a la ciudadanía, nuestro futuro será algo muy difícil de soportar. Mucho más difícil que Pedro Sánchez se haga del PP.

Pedro Sánchez se hace del Partido Popular
Comentarios