jueves. 11.08.2022

Al PP, cuando presentó sus Presupuestos Generales del Estado, le dijimos alto y claro que eran un timo para León. Cuando conseguimos echar a M. Rajoy del Gobierno, interpelamos al nuevo equipo de Pedro Sánchez, para solicitarles que tiraran las tijeras con las que Montoro había recortado la financiación para nuestra tierra. Era necesario que realizara las modificaciones presupuestarías necesarias para dar oxígeno a León y luz a quienes viven en la desesperación al ver que nuestra tierra se queda sin futuro.

Ahora es el momento de que Pedro Sánchez se atreva a presentar sus Presupuestos Generales del Estado y trabaje concienzudamente para sacarlos adelante. Por la situación de emergencia social, económica y laboral que vivimos en León, me veo con fuerza y legitimidad de exigirle que ponga en el centro de su acción política territorial a León y a los leoneses y leonesas.

No hay tiempo que perder, León está en la mesa de operaciones y no valen ni tiritas ni cuidados paliativos, sólo hay una opción: revertir los recortes y hacer política de altura para esta tierra.

No toleramos que se haga un cierre en falso del sector de la minería, seguiremos empujando para que se reconozcan que los trabajadores de las subcontratas de la minería y de las centrales térmicas no se queden fuera de un plan social. Siendo esta una salida económica para los mismos, lo cual no implica que esté todo hecho, falta garantizar el vector industrial y laboral para las comarcas y un plan de cierre ordenado donde prime la garantía de seguridad y se eviten riesgos medioambientales. Para esta tarea es necesario que se cuente con las vecinas y vecinos de las comarcas y con las administraciones locales. No queremos un Plan de Fondos Miner 2.0, rechazamos la política de volver a llenar los bolsillos a los mismos, ni a tejer más redes clientelares. Nosotras, sentadinas, seguimos esperando a que tanto la ministra de Transición Energética como la ministra de Trabajo nos reciban para abordar, desde el diálogo y el compromiso real, una transición que de verdad sea justa, ecológica y no deje atrás ni a la gente trabajadora ni a cuencas.

No hay tiempo que perder, León se nos muere. No podemos volver a las partidas financieras de PP, hay que rescatar del cajón de los deseos y de la habitación del olvido el proyecto del polígono logístico de Torneros, el corredor Atlántico, reconfigurar la Ciuden y el Museo de la Energía, apostar por el transporte ferroviario y el servicio de transporte de viajeras y viajeros en zonas rurales,por la conexión León —Bragança, eliminar el robo de los peajes de la autopista León–Astorga y León—Asturias, dejar de cambiar el destino del uso del Centro de Ciudad del Mayor&Centro de Autismo y abrirlo de verdad de una vez por todas.

En igual medida, hay que fiscalizar el expolio que se está produciendo en el Parador de San Marcos, dar un empuje al Teatro Emperador y su reapertura, replantarse el Parador de Villablino creer sinceramente en el Proyecto de Ponflebino, dar punto y final a la Variante de Pajares, no sin antes garantizar una dotación financiera destinada a reparar los daños medioambientales que destruyeron los acuíferos. A la lista se suman potenciar el turismo ecológico y sostenible en toda la provincia, donde el ‘Manjar de reyes’ no suponga la precariedad laboral de quien sirve, ver el cooperativismo y la economía social como una alternativa seria y de confianza, o impulsar el sector público de los cuidados (dónde se corten las ramas de la corrupción, se potencie el derecho al cuidado y se garantice la dignidad de quien cuida).

Y por supuesto, garantizar los derechos a la sanidad, educación, transporte y cultura, que no estén en función de si vives en la ciudad o en una zona rural, volver a creer que la y los jóvenes nos podemos formar en nuestra tierra, potenciando los Ciclos Formativos de Grado Superior y dando impulso tanto al Campus de León como el del Bierzo, desde lo público, superando la pesadilla de la intención de la privatización de la educación universitaria.

Sabemos que es posible apostar por un Banco Público de Tierras de la Provincia, potenciar la industria de la trasformación de materias primas e impulsar la agricultura y la ganadería ecológica, cuidar nuestro patrimonio rural, nuestros bosques y montes, uno de los bienes más preciados que tenemos, y garantizar que quienes profesionalmente se dedican ello, lo hacen con condiciones laborales de seguridad y de dignidad.

No hay que olvidar que poseemos siete reservas de la Biosfera y que son dignas de promocionar, aunque no estén en la capital administrativa de la Comunidad, y que sacar a la bestia del Valle de los Caídos no impide reabrir también las fosas comunes de nuestros seres queridos para hacer realmente un ejercicio democrático de verdad, justicia y reparación.

El tiempo se agota y la situación actual nos pide altura de miras, considero que nosotras, humildemente, lo hemos demostrado, hemos dialogado, cedido, alcanzado acuerdos que aun reconociendo como insuficientes, son el inicio del fin de parte del sufrimiento de multitud de hogares de nuestras provincia. Pero no basta, hay que operar sobre las causas que generan las desigualdades y no solamente sobre las consecuencias. Y para eso se requiere realizar cambios estructurales de las políticas laborales, económicas y fiscales, no entendemos que el Gobierno de Pedro Sánchez no esté en esta lógica.

Ahora, que se cuenta con un Ministerio de Industria, necesitamos que este mire al norte y reconozca la grave situación que vivimos. Que no la vea como un fenómeno casual, sino fruto de la falta de voluntad política de tener en nuestra tierra un modelo industrial fuerte.

Estamos a tiempo, no perdamos esta oportunidad, pongamos a nuestra tierra en el lugar que le corresponde.

Si se quiere… León tiene futuro
Comentarios