jueves 20.02.2020

Tribuna | Benedicto versus Francisco. ¿Verdadero o falso (fake news)?

Prisciliano Cordero del CastilloEl domingo pasado, 12 de enero, Le Figaro publicaba algunos párrafos de un libro supuestamente escrito por el papa emérito, Benedicto XVI, y el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Liturgia, sobre la esencia del sacerdocio y el celibato. Este libro salió a la luz el 15 de enero, miércoles, bajo el título Desde las profundidades de nuestros corazones (Des profondeurs de nos cœurs).

La polémica está servida. Cuando el papa Francisco está trabajando en una exhortación apostólica para dar respuesta al documento del sínodo del Amazonas, en la que se espera que autorice a los obispos ordenar a sacerdotes casados, la publicación del libro, presuntamente firmado por Ratzinger, se opone a la ordenación sacerdotal de personas casadas, lo que pone en cuestión la relación entre los dos papas.

Este hecho es insólito en la historia de la Iglesia católica. Que un papa retirado intervenga en algo que su sucesor, el papa Francisco, está estudiando, al menos es una intromisión y una forma de presión sobre la futura actuación del Papa. Algunos teólogos están calificando la intervención de Benedicto XVI como una «violación grave». «Interfiere con un proceso sinodal que aún se está desarrollando después del sínodo amazónico ... y amenaza con limitar la libertad del papa», dijo Massimo Faggioli, historiador y teólogo de la Universidad de Villanova, Pensilvania, Estados Unidos.

En el resumen del libro, publicado por Le Figaro, se indica que Benedicto y Sarah firman conjuntamente la introducción y la conclusión, aunque cada uno escribe por separado las distintas partes del texto.

Benedicto, según la publicación de Le Figaro, afirma que el sacerdocio y el celibato están unidos de manera integral. El papa emérito, de 92 años, también afirma que, si bien los sacerdotes se casaron en el primer milenio del cristianismo occidental, se esperaba que aquellos con cónyuges observaran la abstinencia después de la ordenación. Por su parte, el cardenal Sarah habla más directamente al papa Francisco y le pide abiertamente que no permita sacerdotes casados. Dice: «Le suplico humildemente que vete cualquier debilitamiento de la ley del celibato sacerdotal, incluso limitado a una u otra región».

Pero los 185 miembros del sínodo del Amazonas consideraron el tema de los sacerdotes casados ​​desde la perspectiva de las necesidades pastorales de la región amazónica, donde algunos católicos pueden pasar meses o incluso años sin acceso a los sacramentos debido al reducido número de sacerdotes en la zona.

En su documento final, los miembros del sínodo piden, mediante una votación de 128 a favor y 41 en contra, que el papa Francisco permita a los obispos de la región ordenar a diáconos casados ​​actualmente como sacerdotes, si las circunstancias lo requieren. El texto también prioriza el lugar de la Eucaristía en la vida de un católico y dice que «existe un derecho de la comunidad a la celebración, que se deriva de la esencia de la Eucaristía».

La publicación de Le Figaro ha tenido repercusión internacional y muchos medios de todo el mundo, entre otros los periódicos de más tirada en nuestro país, se han hecho eco de esta publicación y han llevado al Vaticano a mediar en la guerra informática, hasta tal punto que el secretario personal de Benedicto XVI y prefecto de la casa pontificia ha anunciado a la agencia italiana Ansa que «esta mañana (día 13 de enero), por indicación del Papa emérito, he pedido al cardenal Sarah que contacte a los editores del libro para pedirles que retiren el nombre de Benedicto XVI como coautor del libro y que retiren también su firma de la introducción y las conclusiones».

Sigue diciendo el secretario personal de Benedicto XVI que «el Papa emérito sabía que el cardenal estaba preparando un libro y le había enviado un texto autorizándole a usarlo como quisiera. Pero no había aprobado ningún proyecto de libro con doble firma, ni había visto ni autorizado la portada».

Ante los desmentidos del Vaticano, el cardenal Sarah respondía con un comunicado rotundo: «El 19 de noviembre envié un manuscrito completo al Papa emérito, incluyendo, como habíamos convenido, la portada, una introducción y una conclusión común, el texto de Benedicto XVI y mi propio texto»; pero más tarde, informaba en un tweet que, «teniendo en cuenta las polémicas que ha provocado la aparición de la obra «Desde lo profundo de nuestros corazones», se ha decidido que el autor del libro figurará en las próximas ediciones como: Cardenal Sarah, con la contribución de Benedicto XVI». Sin embargo en algunas ediciones se ha mantenido el nombre y la foto de Benedicto XVI en la portada.

En medio de esta polémica, bien estaría recordar que el celibato ha sido la norma para los sacerdotes en la iglesia occidental durante aproximadamente 800 años, y que se trata de una práctica y no de un dogma revelado. La Iglesia católica actualmente permite la ordenación de sacerdotes casados ​​en las iglesias orientales, como la maronita, la ucraniana o cuando un ministro de otras denominaciones cristianas decide convertirse al catolicismo.

Después de esta tormenta mediática, habrá que esperar a conocer la publicación definitiva del libro para poder responder a nuestra pregunta: ¿nos encontramos ante un nuevo enfrentamiento de Benedicto versus Francisco o ante una fake new? Yo desearía que se tratase de una mentira, de un mal entendido entre el papa emérito y el cardenal Sarah, pues bastantes problemas tiene ya la iglesia para que Benedicto, acompañado de su amigo, el cardenal Sarah, se enfrente doctrinalmente al Papa Francisco, creando al menos confusión, sino división dentro de la iglesia.

Tribuna | Benedicto versus Francisco. ¿Verdadero o falso (fake news)?
Comentarios