miércoles. 08.02.2023
la opinión del lector

Las trifulcas de las grabaciones

A estas alturas de la vida, muchas veces pienso que los políticos tienen un «ego» muy elevado o una sensibilidad a flor de piel. Creo que el mundo está al revés o yo ando cabeza abajo, como dice la canción de Fito & Fitipaldis. Y es que es difícil entender las actuaciones y actitudes de los políticos. Da la impresión que están en otra galaxia, que no conectan con los problemas del resto de los mortales y en definitiva como si formaran una casta aparte. Y es que para tratar de entenderles un poquito mejor, me he decidido a leer precisamente un libro que se titula La Casta y que con su lectura podemos pasar un rato entretenido y divertido y hacer una introspección de la clase política. Bueno, pacientes lectores, dejaremos ya de divagar en las largas noches invernales y vamos al meollo del asunto, porque quería referirme a las trifulcas que se han montado el PAL-UL y el PP en el ayuntamiento de Astorga, a raíz de las grabaciones en vídeo de los plenos municipales. Y digo yo, la oposición en una corporación está para trabajar, para ser alternativa de gobierno, para aportar ideas y para ofrecer soluciones, siempre que sea posible a los muchos y variados problemas que tiene un municipio, haciendo, de esta manera la convivencia más fácil entre todos, y no para que se enreden en unos temas que a los ciudadanos poco les preocupan y menos les ayudan a tener mejores servicios o mejor calidad de vida. Aunque la sangre nunca llega al río y Dios quiera que nunca ocurra, y menos la de los políticos, el portavoz del PAL-UL, Pablo González Peyuca, de quien partió la idea de realizar estas grabaciones y después de que los miembros del PP abandonaran la sesión plenaria, porque según ellos no estaban avisados de que iban a ser grabados, ha manifestado que rompen las buenas y magníficas relaciones que mantenían con los populares. Por su parte, Jacinto Bardal, portavoz del PP respondió diciendo que no eran ni matrimonio, ni pareja, para romper relaciones. Tiene humor la cosa. Supongo yo que Pablo Peyuca se referiría a que a partir de ahora ya no le contará a Jacinto Bardal, sus actuaciones, mociones o peticiones, desde la oposición; pero bueno, en cualquier caso le han puesto un poco de humor al hecho político en sí, que ya bastante agrio es en ciertos momentos. Estas y otras pequeñas trifulcas hacen mantener un poco de chispa en la vida política astorgana. En cualquier caso y visto el tema desde la barrera y no desde la arena del ruedo, nos parece un tema nimio y que no creo merezca la pena divagar y perder más tiempo en él, cuando hay muchas cosas importantes y urgentes que le corresponden también a los miembros de la oposición. Una última sugerencia, si me lo permiten sus señorías, pónganse las mejores galas y las mejores poses para las sesiones plenarias, pues luego los ciudadanos tendremos la posibilidad, con calma y tranquilidad desde el diván de poder enjuiciarlos y con un poco de suerte hasta verlos en «Youtube».

Las trifulcas de las grabaciones
Comentarios