Diario de León

Piden 30 años más de cárcel para el acusado del crimen del taxista

La Fiscalía de Salamanca le imputa una tentativa de asesinato y otra de homicidio

Pedro Rozas, en el banquillo de los acusados, durante el juicio del 14 de marzo en León.

Pedro Rozas, en el banquillo de los acusados, durante el juicio del 14 de marzo en León.

León

Creado:

Actualizado:

La Fiscalía Provincial de Salamanca solicita penas que suman otros 30 años de prisión para Pedro Rozas Álvarez, el joven berciano al que se juzgó recientemente en la Audiencia Provincial de León por su presunta implicación en el crimen de un taxista en Las Ventas de Albares en agosto del 2008 y para el que el Ministerio Público en este caso solicitó una pena de 27 años de prisión. La sentencia de este asunto se hará pública en las próximas semanas.

En Salamanca se le imputa también un supuesto delito de asesinato en grado de tentativa y otro de homicidio también en grado de tentativa, amén de dos presuntos delitos de robo en grado de tentativa y un quinto de tenencia ilícita de armas.

El escrito de conclusiones provisionales solicita la apertura de juicio oral en la Audiencia Provincial salmantina contra el sospechoso, que actualmente permanece internado en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas en León. Relata el Ministerio Público que en torno a las cuatro de la madrugada del día 1 de agosto del 2008, el procesado y un segundo imputado que falleció en diciembre del 2008 en la prisión provincial de Palencia, solicitaron un servicio a un taxista zamorano al que pidieron que les llevara a Salamanca.

Allí, trataron de robarle y le dispararon, aunque consiguió salvar su vida al lanzarse del taxi en marcha, tal como relató la víctima en su testimonio del juicio celebrado en León los pasados días 14 y 15 de marzo. La Fiscalía solicita una indemnización de 210 euros para el taxista, que reconoció en la vista oral de León al acusado «sin ningún género de dudas» como uno de los dos autores de los hechos.

Sobre las 11.00 de la mañana del mismo día, los dos imputados acudieron a una marmolería salmantina, donde con el pretexto de comprar una lápida para un familiar, entablaron negociaciones con el propietario. Cuando se quedó solo, en un momento de las conversaciones, le descerrajaron dos tiros en la cabeza que no acabaron con su vida pero le dejaron impedido para el desarrollo de su trabajo. El Fiscal propone una indemnización de más de 64.000 euros por las secuelas. También le robaron 600 euros y posteriormente huyeron del lugar, dejando a la víctima malherida, no sin antes propinarle una paliza considerable.

Diecisiete días después, solicitaron un servicio a un taxista de Ponferrada para que les llevara a Las Ventas de Albares. Allí, acabaron con su vida de un disparo en la cabeza y huyeron a pie. Fueron detenidos por la Guardia Civil en Cistierna nueve días después del crimen.

tracking