jueves. 06.10.2022

La actitud como factor multiplicador

Tanto ayer como en los otros dos encuentros de la Cultural, si hay algún factor común a destacar es la gran actitud mostrada por todos los jugadores. Esto se refleja, por ejemplo, en el desgaste realizado a la hora de intentar realizar acciones de presión alta o en situaciones de transiciones defensivas rápidas. Y como decíamos más allá de los errores técnico-tácticos que cometa el equipo, que este concepto sobresalga sobre los anteriores es lo que te mantiene vivo cuando parte de lo demás falla.

Los leoneses utilizaron como estructura el 1-4-4-1-1 aunque modificada en salida de balón, en la que Alberto Solís permutaba posición con Cerrajería para liderar el inicio del juego. Volvieron a intentar imponer un ritmo de juego elevado a través de la presión alta durante los primeros minutos. De nuevo hubo desajustes cuando el Athletic B encontraba al hombre libre, y aunque no fueron demasiadas veces las que Víctor Prados encontró espacios en la salida, el desgaste que provoca hacer presión alta con ese sistema se pagó, coincidiendo además con el desgraciado desentendimiento entre Jon Ander Amelibia y Dani Sotres que dio lugar al penalti origen del primer gol, error de nuevo ante un balón directo con escaso peligro aparente.

En una acción a balón parado llegó el empate. Un saque de esquina golpeado por Aarón a la zona alejada en la que Jon Ander remató relativamente cómodo. Curiosamente fue un gol prácticamente calcado al que recibió el equipo bilbaíno la semana pasada ante el Racing de Ferrol y que atestigua la fragilidad del filial bilbaíno en este tipo de acciones de juego.

El gol de la victoria vino tras robo y en una transición ofensiva, en la que Moreno filtró el balón sobre la ruptura de Buenacasa, que eligió el pase en vez de la finalización directa, y esto lo aprovechó Nahuel Arroyo para anotar el tanto de la remontada para la Cultural.

El equipo leonés sufrió mucho en el tramo final, llegando incluso a poner línea de cinco atrás, pero se consiguió la victoria tan anhelada por los leoneses.

La actitud como factor multiplicador
Comentarios