martes. 28.06.2022

Cita lectora de primavera

Sonaba la música tradicional de La Braña el pasado día 11 en el Teatro San Francisco en la capital de la provincia. En la cita primaveral del Proyecto Camparredonda que lidera Gregorio Fernández Castañón, a punto de cumplir el primer cuarto de siglo. No sé qué tiene la primavera que, además de abrir la flor a la esperanza de la vida vegetal y humana, aquí también los libros y sus propuestas siguen esperándonos con los brazos abiertos. Y en este caso, además, como un pequeño milagro repetido desde las instancias de la voluntad y el compromiso. Solo hace falta que este transcienda a las personas que los crean y mantienen.

Gregorio Fernández Castañón, el mentor y alma de este proyecto que acude cada año a la cita, fiel y espléndida, sentía seguramente, como siempre, un gozo interno que evidenciaba la satisfacción por el trabajo bien hecho, con una perspectiva histórica que ya tiene el suficiente recorrido para evaluarlo como cita imprescindible en el devenir cultural leonés. Con cuatro elementos que la velada ponía de relieve.

CamparredOnda, la revista que de alguna manera vertebra el proyecto, se aleja de lectores encorsetados y ofrece textos de muy amplio abanico lector, sorprendentes y novedosos algunos. Será preciso enumerarlos en otro espacio. Una revista y dos libros. El primero, Cantares y decires II, lo firma Jesús San José Hernández, como continuación de coplas recogidas en el territorio, más de medio millar en total, ilustradas con un centenar de grabados antiguos. Acompaña al libro además un CD con temas de La Braña. El segundo título es obra del propio Fernández Castañón: Hilando con fuego y nieve, un conjunto de relatos inspirados en los filandones e ilustrados por Alejandro Cartujo.

Entregaron igualmente el Premio La Armonía de las Letras, en esta ocasión a la Asociación Rey Ordoño I-Amigos de La Cepeda, que, como tantos otros hacen una labor silenciosa pero intensa. En algún momento será necesario subrayar la importancia de estos grupos humanos que vertebran nuestra sociedad poniendo el acento en las más diversas manifestaciones de la cultura.

En el fondo de esta brevísima crónica late el espíritu que endulza los actos como este y su compromiso inevitable y activo con la lectura. Pero, sobre todo, permite el aplauso a iniciativas que generan inquietudes, sustentadas en el compromiso, detrás de las que, inevitablemente, hay nombres propios. Quede para ellos mi aplauso sincero.

Cita lectora de primavera
Comentarios