lunes 23.09.2019

EDITORIAL | Una compensación por la variante

Tres años más de espera para que esté en marcha la variante de Pajares bien merecen una compensación para León y Asturias y parte de esta contrapartida puede llegar a través de la implantación en la línea de los trenes Avril, los equipos de última generación fabricados por Talgo para Renfe.

Las máquinas podrían optimizar el trayecto Madrid-León-Gijón tanto en volumen de pasajeros —con un 70% más de capacidad—, como en velocidad y mejora general del servicio.

Las características punteras de estos trenes capaces de transportar a 600 viajeros a más de 330 kilometros por hora y adaptarse a cualquier ancho de vía hacen que todas las comunidades autónomas pugnen por hacerse con sus servicios, por lo que la brega será ardua y las provincias del noroeste deben aspirar a estar en primera fila en el reparto después de las penurias que siguen pasando para que la alta velocidad llegue a la cordillera.

EDITORIAL | Una compensación por la variante
Comentarios