lunes 23.09.2019

EDITORIAL | Cooperativismo, reto del mundo rural

La cooperativa de campo San Blas, la más antigua de la provincia, cumple 75 años, un trayecto histórico en el que ha demostrado la eficacia de este sistema de gestión. Precisamente este año se cumple el primer aniversario de la ley impulsada por la Junta de Castilla y León para la regulación de estas entidades, una normativa que surgió con el objetivo de promover el asociacionismo, especialmente en el mundo rural, como medio esencial para el arraigo de la población y como estímulo para el crecimiento del sector agroalimentario.

Este texto normativo viene a reforzar un movimiento que tiene entre sus objetivos promover la incorporación de la mujer al campo. San Blas es un ejemplo pionero en este aspecto pues fueron mujeres quienes promovieron su fundación en una época en la que el trabajo femenino en las labores agrícolas no estaba ni reconocido ni valorado a nivel social.

De hecho, la hoja de ruta de la Consejería de Agricultura para esta legislatura incluye como uno de sus pilares el fomento del movimiento cooperativo entre mujeres. 

Los datos evidencian el poco peso del sistema de cooperativas en la Comunidad, en las que sólo comercializa el 30% de la producción agraria y ganadera, lo que supone un síntoma de debilidad en frentes como la negociación, la innovación o la formación de los productores. Aunque León es la segunda provincia con más asociacionismo, con 320 cooperativas registradas, sigue siendo necesario un cambio de mentalidad y un apoyo decisivo de las instituciones para que el mensaje no se diluya.

EDITORIAL | Cooperativismo, reto del mundo rural
Comentarios