miércoles 25/5/22

Editorial | Papel clave de la ULE en la definición y uso de la aviación no tripulada en la UE

Con el horizonte ya fijado de 2030 para que en el espacio aéreo europeo convivan la aviación tradicional con la no tripulada se abre un amplísimo campo de desarrollo investigador y técnico financiado por la UE y en el que está implicada de manera directa y muy activa la Universidad de León. Bajo la dirección del Inta y sobre la base del Centro de Investigación Aeroportada de Rozas, en Lugo, el Grupo de Física de la Atmósfera de la ULE trabaja en una alianza para poner en marcha el sistema de vuelos a través del proyecto Hércules.

Su contribución es fundamental y constituye una de las tres patas sobre las que se asienta el proyecto, sustentado por la experiencia en la gestión de tráfico que aporta la empresa Aslogic y los cálculos del Centro de Supercomputación de Galicia. Los tres socios diseñarán en el centro de desarrollo de drones, considerado el mejor planificado de Europa, el sistema de vuelos que servirá de modelo para toda la Unión Europea. Es la fase previa que definirá las bases para la aviación no tripulada en el resto del continente.

El uso de los drones, fuera ya del uso militar y extendido al ámbito civil, será cada vez más importante en trabajos relacionados con la agricultura, la inspección de todo tipo de infraestructuras y tareas de vigilancia, por ejemplo contra el fuego. Y sin duda irá desarrollándose con nuevas posibilidades de actuación, como el reparto de paquetería, auxilio en casos de emergencia o incluso, aunque ya a más largo plazo, el transporte de personas. Los drones están llamados a formar parte del nuevo ecosistema tecnológico, en el que internet y la inteligencia artificial tendrán cada vez más protagonismo en nuestra sociedad.

El desarrollo industrial en materia de defensa dentro del ámbito de los drones había lanzado a la capital como un polo de excelencia a nivel internacional en un entorno capitalizado por la propia ULE a través de sus ingenierías, en particular la aeronáutica. Lamentablemente, León perdió el liderazgo en ese desarrollo cuando en 2016 Galicia lo aventajó al ofrecer más facilidades y mayor financiación. Quizá en ese momento también renunció a la posibilidad irrepetible de consolidarse como nicho tanto de innovación y empleo de calidad como de investigación y desarrollo de oportunidades industriales.

Editorial | Papel clave de la ULE en la definición y uso de la aviación no tripulada en...