miércoles 16/6/21

El Emperador se dirige a la ruina ignorado por todos

El Teatro Emperador se acerca a los 70 años inmerso en su época de mayor declive. Abandonado por las instituciones, el edificio que fuera emblema de la actividad escénica leonesa durante la segunda mitad del siglo XX acumula quince años de una decadencia que pronto será irreversible. Los diferentes proyectos que se idearon para darle uso después de su cierre no han salido adelante por razones nunca justificadas y el edificio ha sido la víctima colateral de la contienda entre administraciones y entre los sucesivos equipos de gobierno municipales, que han planteado ideas que sus sustitutos se han encargado de echar abajo. Su último destino como sede del Centro Nacional de Artes Escénicas y de las Músicas Históricas no sólo no fructificó sino que dejó paso a dos intentos de venta mediante subasta por parte del Gobierno central, su actual propietario, por los que no se interesó nadie. El Ministerio de Cultura ha amagado en varias ocasiones con una rehabilitación integral que nunca ha llegado más allá de una puesta a punto de las fachadas, pese a tener redactado un proyecto de Peridis.

Ya hace años que nadie reivindica un futuro para el edificio, aunque durante este tiempo en el limbo su situación se ha paseado por el Congreso de los Diputados en varias ocasiones de la mano de parlamentarios de diferentes partidos sin ningún éxito conocido.

Si la ciudad tiene interés en él debería ejercer alguna reivindicación cuanto antes. No queda mucho margen para el rescate porque la ruina amenaza con hacerlo irrecuperable.

El Emperador se dirige a la ruina ignorado por todos
Comentarios