domingo. 03.07.2022

Editorial | La encrucijada que lastra la hostelería

La vuelta a la normalidad tras el covid está disparando la actividad en la hostelería. Y más en las ciudades de interior, como León y Ponferrada, que absorben una mayor cuota de mercado turístico, hasta el punto de que se percibe como un yacimiento de empleo fundamental para la recuperación económica. Pero falla un puntal imprescindible, la mano de obra. Por una parte, existe un conflicto salarial, ya que se considera que no es necesario pagar suficientemente este tipo de trabajos por aquello de que parece que cualquiera puede ponerse a trabajar tras una barra o con una bandeja sin mayor preparación. La profesionalidad, como en todos los sectores, debe empezar por los patrones y los jefes. Y el conflicto es que se desincentiva a los jóvenes a la hora de formarse en este campo. La organización de la Capitalidad Gastronómica por parte de León en 2018 puso mucho acento en la importancia de ofrecer un servicio de calidad. Para poner en valor una oferta atractiva, la buena mesa y los bares, es clave. Y eso requiere superar estas contradicciones.

Editorial | La encrucijada que lastra la hostelería