miércoles 25/5/22

Editorial | Una iniciativa solidaria, justa y necesaria que da respuesta a las urgencias sociales

Los consejeros de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, y de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, protagonizaron ayer en León el acto de aceptación de la subvención de 225.000 euros por parte de la Federación del Banco de Alimentos de Castilla y León, Cáritas Diocesana Autonómica de Castilla y León y Cruz Roja Española de la comunidad autónoma. Es una cantidad, distribuida equitativamente, que impulsa la adquisición de productos agroalimentarios de cercanía «que se repartirán entre las personas que más lo necesitan».

El papel social tan relevante que desempeñan entidades del tercer sector como los bancos de alimentos, Cáritas o Cruz Roja, activos esenciales en la red de protección de las familias en situación de vulnerabilidad económica y social, abre de esta manera, con la necesaria implicación institucional, un abanico más amplio de posibilidades. Gracias ello se garantizan la provisión de productos de primera necesidad, la prestación de ayudas para paliar la pobreza energética y recursos para cubrir necesidades básicas de los menores. Además de unos ingresos mínimos y apoyos para promover la integración sociolaboral de las personas vulnerables. Supone, en definitiva, un llamada —y la correspondiente respuesta— de estas entidades para paliar la situación que la pandemia sanitaria causada en muchas familias con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas más desfavorecidas. Una interpretación cabal de los nuevos valores y compromiso social que deben guionizar la conciencia ciudadana, promoción y colaboración en acciones de solidaridad y de servicios sociales, con especial atención a colectivos y personas injustamente condenados a sufrir enormes dificultades vitales.

Editorial | Una iniciativa solidaria, justa y necesaria que da respuesta a las...