jueves 26/5/22

Editorial | Movimientos en los pactos previsibles, pero con digestión ‘pesada’

Las previsiones establecen para el 28 de mayo de 2023 las próximas elecciones locales. De nuevo se cumple punto por punto el guion y cuando falta un año para este nuevo paso por las urnas empiezan los nervios... y también los movimientos más o menos velados. Superado el parón político de la Semana Santa, los partidos están colocando sobre el tablero sus fichas, tanto a nivel interno como externo.

Y en esos trámites, que parecen de manual, llega el tradicional baile a cuenta de los pactos. Hay que marcar distancias para evitar disfunciones o efectos también clásicos, como que el grande se coma al chico, que el votando opte por dirigir su apoyo directamente al gobernante y no al que le sustenta. Por ello, a nadie debe sorprender que en la Unión del Pueblo Leonés (UPL) se intente marcar distancias con el PSOE tras tres años de respaldo fundamental, tanto en la Diputación como en el Ayuntamiento de León.

Pero hará falta mucha claridad para entender lo que ha ocurrido y lo que está por pasar. De momento, todo parecen fuegos de artificio. Mientras desde el aparato de la UPL se anuncia la convocatoria de su Consejo General para estudiar si rompe el acuerdo en la institución provincial su representante allí (Matías Llorente) se apresura a matizar que todo va bien y que no hay nada que cambiar porque el pacto «goza de una salud impresionante». Parece claro que se escenifica así la inmensa distancia que existe entre los órganos del partido y su portavoz en la Diputación, llegado desde las filas socialistas a través de un sindicato agrario.

También resulta llamativo que todo se centre en un pacto olvidando el que mantienen en el Ayuntamiento para facilitar la Alcaldía a José Antonio Diez. Y cabe preguntarse la influencia que tiene en todo esto el que el regidor socialista dé pasos para renovar su candidatura a través de la convocatoria para el día 4 de mayo de una asamblea local del partido en la capital. Hasta qué punto parece que Diez intenta provocar a Sendino, en una fase política que llegará a León marcada por la incertidumbre. Hace no tanto tiempo parecía que el candidato socialista tenía un camino sencillo gracias a sus escarceos con el leonesismo. Pero el triunfo en las urnas de la UPL el pasado 13-F abre un escenario más complejo.

Editorial | Movimientos en los pactos previsibles, pero con digestión ‘pesada’