miércoles. 06.07.2022

Editorial | Paso adelante para evitar el abandono bancario que sufre el mundo rural

El grave conflicto de la despoblación que sufre buena parte de la provincia de León se agrava cada día que pasa ya que es la propia falta de habitantes la que desincentiva el mantenimiento de la actividad comercial y económica. Las instituciones hacen un esfuerzo para sostener los servicios y las infraestructuras —de manera especial en los últimos tiempos facilitando internet— pero existen unas carencias que dependen directamente de la iniciativa privada. En el caso del suministro de medicinas o incluso de la alimentación ya se han dado pasos con acciones que están consiguiendo un importante nivel de éxito. Pero existe una insuficiencia que cada día que pasa se hace más grave y evidente, y que pasa por la ausencia de un servicio bancario. Las entidades han cerrado numerosas sucursales en los pueblos provocando que cada día las distancias sean mayores entre los domicilios de los habitantes del mundo rural y las entidades financieras. Por ello, y dentro de su competencia fundamental que pasa por dotar de calidad de vida a los pueblos, la Diputación trabaja activamente para buscar alternativas. Ayer, el presidente Eduardo Morán informó sobre las líneas de trabajo en las que se están centrando. La posibilidad de contar con los carteros, a través de un convenio con Correos, o con los estancos. Incluso se baraja la adquisición de un autobús con personal especializado como los que han tenido las propias entidades.

El esfuerzo es necesario y loable. La duda es si los bancos que tanto beneficio obtienen de la sociedad y de las administraciones, no deberían estar obligados a un compromiso social que evite ese gasto público en suplantarlos.

Editorial | Paso adelante para evitar el abandono bancario que sufre el mundo rural