domingo 22/5/22

Editorial | Prevención y disuasión, las mejores armas

El año forestal cierra de nuevo en León con datos que confirman la tendencia positiva del control de los incendios. Siguen siendo muchos, y sus consecuencias lamentables; pero el balance de los últimos ejercicios, ayudado por la meteorología, evidencia que las medidas de prevención puestas en marcha están dando sus frutos.

La prevención es uno de los aspectos en los que se ha hecho más hincapié, con medidas como la limpieza de los espacios y el control de las quemas de rastrojos; aunque es la detección precoz de los incendios la que parece que está evitando consecuencias más graves de las llamas. De hecho, este año la provincia únicamente ha registrado un gran incendio forestal, el de Luyego del pasado mes de mayo.

Con todo, las medidas penales y los castigos ejemplarizantes siguen siendo la principal herramienta disuasoria. Prácticamente la totalidad de los incendios forestales son provocados por las actividades humanas, y más de la mitad son intencionados. Los pirómanos son el gran objetivo a perseguir.

Editorial | Prevención y disuasión, las mejores armas