jueves 26/5/22

Odisea de juventud

Uno tiene ya vivencias de hace mucho, puedo decir sin exagerar: «en mis tiempos». Si cierro los ojos puedo verme llegando a León, en septiembre de 1985. Como si fuese ayer, incluso anteayer.

Me instalé en el hotel París y enseguida supe cuántos cines había en la ciudad. Apenas quedan ya, aunque los haya que, como si fuesen matrioskas, contienen dentro de sí varias salas. Si cierro los ojos puedo verme en el Cine Club Universitario de León, ya en su última etapa. En su programación, vi La Rosa Purpura del Cairo, de Woody Allen, a quien llevo en mi corazón desde la adolescencia.

Recuerdo haber visto La ley del deseo, de Almodóvar, en la sala de Empresariales. Fui con un compañero de redacción, Ángel Santiago Ramos, quien al rato de comenzar la proyección me espetó: «¡Eduardín, quieres dejar de tocarme la pierna!». Fue involuntario, no acertaba con la bolsa de gominolas.

Viaja camino de las librerías un ensayo excepcional: Ven y mira. Historia del Cine Club Universitario de León (Reino de Cordelia), de Esther Bajo (texto) y Joaquín Revuelta (memoria, documentación, dirección). Ambos participaron en la fundación de aquel proyecto cinéfilo y humanista. El libro se lo han dedicado a Benigno Castro, otro impulsor de aquella odisea de juventud. El libro incluye prólogo de Rodríguez Zapatero e introducción de este juglar de columnas, con portada de Toño Benavides. Qué gran trabajo sociológico sobre aquel tiempo, qué travelling de cine y vida nos ofrecen Bajo y Revuelta. Retengan el título: Ven y mira.

Pero no se hallará nostalgia, sino verdad y autocrítica. La transición leonesa contada a través de un proyecto cinéfilo digno de Fitzcarraldo, quien soñó con levantar en lo alto de la Amazonia un teatro de ópera. Ah, los sueños.

De repente, descubres que tú también eres fecha remota, aunque en tu corazón todo quede cerca. Aquello, Transición y Cine Club Universitario, fueron odisea colectiva ¿Les he contado ya alguna vez que conocí a mi mujer conversando sobre Las Amistades Peligrosas? Fue en un pub llamado Plató. Sí, hace mucho… tal vez, ayer o anteayer.

Odisea de juventud
Comentarios