jueves 26/5/22

Malasinskas, qué bueno que viniste

Malasinskas no te vayas nunca. Hacía tiempo que el Palacio no recibía un rey a la altura del lituano, que en su primer partido como local dejó patente lo huérfana que está la Asobal de talento verdadero por culpa, en gran medida, de la presencia del Barcelona y su desorbitado presupuesto. La triste realidad hace que a falta de ingresos haya que tirar de la impagable agenda de Cadenas para soñar con que algún crack se plantee si acaso venir a León. Porque sin el de Valdevimbre en el banquillo el Ademar jamás hubiera pescado en río revuelto.

Y que nadie se engañe, otros tantos clubes españoles que retienen estrellas lo hacen recurriendo a los pagos en B, cosa que el conjunto leonés, pese a ir de pardillo, rehúsa de practicar. Un acierto. No lo es tanto el vender la moto de que Ademar es un club trampolín al que cada año le esquilman a sus brotes verdes de turno. Llegará un momento en que la cantera no sea suficiente. Toca tomarse más en serio y obligar, por ejemplo, a que los clubes con pasta de verdad paguen las cláusulas de rescisión íntegras y no propinas que descombarcan la plantilla año tras año.

Malasinskas, qué bueno que viniste
Comentarios