sábado 22/1/22

¿Comuneros aquí?

Querido Igor: No puedes explicártelo por más vueltas que le des, pero seguro que tiene su explicación el grosero, inculto e intolerable portazo que dio este untamiento por boca de su concejala de Cultura al estreno leonés de tu ópera «Los Comuneros» que a lo largo de estos días viene recorriendo las otras ocho capitales de esta comunidad. Todas. Pero en León, tu ciudad y cuna, no. ¿Por?... «por mis cojones treintaitrés», dichu en lleunés semiclásicu o, según toda la explicación que alcanzó a dar la bragadita concejala, porque «todo lo que tenga que ver con Villalar, mejor que aquí no venga»; y no lució más argumento, para qué. A todo totalitarismo le basta con una sola frase hecha simpleza. ¿Mejor que aquí no venga?... qué nivel, Mariaevel. ¿Será sólo miedo a la cultura musical o simplemente tirria automática y ortopédica a todo lo que salga de la Junta?... Lo peor es la evidencia de que el moranismo se reencarnó en esta gente, salta a la vista, ¡quién lo diría!, así que ese déjà vu vuelve a tener aquí trono, populismo cazurrista, patrás que nos mandan y de culo iremos. Pero tendrás que disculpar a esta señora, Igor, y a la manta municipal que la cobija, porque amén de inquina necia, lo suyo sólo es ignorancia, virtud propia de este tipo de concejalas. Discúlpala. Dará igual que le digas que «el movimiento comunero fue más intenso en León que, por ejemplo, en Valladolid, que se sumó a la causa a la fuerza y muy tarde, o en Burgos, que abandonó el levantamiento muy temprano mientras en esta tierra persistió en no poca nobleza y pueblo leonés», así que con ello está insultando a nuestra propia historia «identitaria» que tanto blasona defender (y ahí citas «La invención de la tradición», de Hobsbawn). Y pudo saberlo si hubiera contestado a una sola de las insistidas llamadas que le hiciste, falta de una mínima educación que convierte su grosería personal en institucional y eso es grave, aunque ¿quién le exigirá responsabilidades? Ya no es que pasen de ti (a eso te acostumbraste), es que te boicotean. Malo. Y feo. Te llaman de Nueva York, pero en tu ciudad te minan. Veremos tu ópera el 13 en Ponferrada.

¿Comuneros aquí?
Comentarios