domingo 19/9/21

De Pedrún

Nuestro Oráculo, al que apellidamos de Pedrún sin serlo, no tenía mayor idea de este pueblo del Torío ni de su vida y costumbres al establecerse en el lugar hace veintiún años levantando en viejo prao un chabolo alejado del ruido que al poco amplió con corral de gallinas, un cortín para tres cabras y un pilón donde reserva agua para el huertacho y sus abluciones (con eso, con su flaca pensión de incapaz y con los óbolos tarifados que algunos le dan por sus averiguaciones mágicas va tirando bien que mal).  

Pero anteayer nos sacó pecho diciendo que ya sabe mucho del lugar gracias a que Luis Carrizo, viejo amigo desde los frailes, le envió un ejemplar de la segunda edición de «El habla de Pedrún de Torío y su entorno», de Joaquín  Bandera, profesor que fue de Sociología en la Complu, nacido en Palanquinos y de patria paterna pedrunesa en los quereres y recordares de su infancia que con los de otros informantes quedan redivivos en este libro donde, antes de hablar del habla, habla de los hablantes y los modos de vida que parieron sus decires y, así, el lector se hace idea de los porqués y especialmente del rico patrimonio de las palabras propias que tuvo cada valle de este León tan arrugado y vallino, palabras que fueron las señas más singulares del pueblo y que en su gran mayoría yacen sepultadas en las cunetas de este vivir veloz en el que lo urbano, la tele y el hablar de los ingleses dictan reglas y músicas mandando en nuestras bocas.

Le llamó la atención que el autor encuentre palabras que no conocen o usan sus pueblos contiguos, Matueca y Pardavé, y dice el Oráculo que eso es porque las lenguas, y más las jergas, no nacen tanto para entendernos entre nosotros como para que los de fuera no averigüen nuestras cuitas o intenciones. Pero asegura contento haber encontrado ahí palabras raras de rotunda sonoridad y que ya usa algunas rotulándolas en los guijarros que él arroja para escrutar futuros demostrándole que afinan y ensanchan la visión y su significado. Y también nos ruega conocer  a Joaquín Bandera cuanto antes.

De Pedrún
Comentarios