martes 24/5/22

Dos salvajadas

Fueron las dos unas actuaciones feroces contra dos montes panzones que se miran de frente y a la vez al lago Carucedo que va en medio; uno es arcilloso de aluvión y el otro de pura peña en carne viva hoy. Fueron dos masacres a cielo abierto, hecha una hace veinte siglos por el método ruina montium (reventar montes a fuer de agua) y la otra a fuer de voladuras anteayer; la una perpetrada por la obsesiva ingeniería romana y la otra por la codicia de un perfecto sinvergüenza obseso y ladrón patrimonial cuya cantera Catisa burló con chulería imperdonable leyes, jueces y sanciones (a Martínez Núñez se la sudó). Fueron, en fin, dos actividades mineras que la sensibilidad de hoy llamaría crimen medioambiental. Sin embargo, una es salvajada insolente que devoró todo un monte dejando una horrenda herida gigante cuya sola visión espanta y cuya restauración se hace quimera, mientras que la otra salvajada es hoy patrimonio de la humanidad causando una admiración universal, Las Médulas, uno de los paisajes más inéditos y fascinantes de España. La diferencia es que la condición arcillosa del yacimiento aurífero romano permitió que su brutal rompedura fuera dulcificada por la erosión, las inclemencias y la reconquista de un tapete forestal que hoy lo festonea y engrandece, mientras que la cantera de peña madre no habrá dios ni furia climática que la esculpa o disimule, aunque ahora ha decidido la Junta gastarse en ese empeño un millón de euros para plantarle diez mil árboles. Ha de verse, se duda que puedan crecer en los farallones de piedra que son los que impactan en ese horror. Y Peláez pregunta por qué no paga eso el autor de la salvajada, sus pelotazos bien le permitían comprar helicóptero para volar sobre los demás mortales que apeonan por lo legal. ¿Pagaremos entre todos sus cascos rotos?, ¿ha de ser tan gentil el común?, ¿y esa otra millonada que se anuncia para otras salvajadas mineras en Laciana o Fabero?... ¿se procesó a una sola empresa por delito medioambiental cuando a usted le cae un puro del Seprona por coger orégano o té de peña en ese mismo lugar?...

Dos salvajadas
Comentarios