sábado 31/10/20

Lo que importa

Tienes delante de ti el paisaje que te mereces. Lo elegiste votando. O malvotando. O de algún modo lo consentiste pasando de urnas sin fe alguna en que las cosas dejen de ser lo que son... así le agradeció Sócrates a Octavito que nos leyera en alto el titular de una entrevista a Pérez Reverte:

«La mayor parte de nuestros políticos no tiene clara su ideología porque son unos cantamañanas que no han leído un libro». Le sobran razones y conoce bien a esa tropa con mando en plaza que jamás pisa el barro del frente... y tampoco la orilla de enfrente por la que va el pueblo cagando cerillas, buscando pan y esquivando los tiros de cada nueva evidencia. En fin: las cosas, claras; el chocolate, espeso; la verdad, agria... y la muerte, dulce.

Pero el buen Arturo también sabe que el político que busca instalarse y flotar no necesita, ni le conviene, tener demasiado clara su ideología; bien al contrario, «más vale onza de trato que arroba de libracos» y su alforja está siempre abierta a todo lo que le venga oportuno o le ayude a inflar urnas... y acogiéndose después al comodín de la transversalidad, se absolverá de cualquier deslealtad al Catecismo. Hoy, una ideología clara, más que ayudar, estorba.

Además, con todo lo que ha de leer al día, puta la gana que le queda al político cantamañanitas de pedirse libro ni al irse a la cama, leerlo en calma y sacarle provecho; aunque no por ignorar los libros deja ese político de ser un lector contumaz; todo su día es leer: un tilín a cada poco en su bolsillo le hace leer pantallitas que escupen cosas, avisos, chismes, chivateos; después ha de leer sin leer todo lo que le pasen a la firma; también ha de leer -y releer a menudo para encorajinar el día- el resumen de opinión y prensa que le apaña al minuto su gabinete; lee los informes internos que enladrillan las guerras del partido; o con gran detenimiento y fruición lee la carta de un restaurante pif porque hoy tampoco come en casa... leer, leer... ¿leer?... lo que importa es caer de pie en las redes y dejarse de trapecios e ideologías, dice guiñándonos el ojo. Y así logra caer bien en su lado.

Lo que importa
Comentarios