sábado 27/2/21

Mantecaderitos

Tiraba antes mucho el cazurro de una palabra talismán con la que identificaba lo exquisito: manteca pura... o lo finísimo: mantequilla estas alubias, tú... o la máxima expresión de la gula golosa: mantecada... o la imagen viva del pecao bien meneao: el mantecao de aquitepillo, que así robó a su convento la receta original de las mantecadas una monja braguetera que puso obrador inaugurando la fama mantecadera de Astorga y el «mantecaderitos somos y por la senda arriera encontraremos Madrid» vendiendo el género a voces en la estación Príncipe Pío: ¡mantecaaadas de Astorga!...

En un socialismo cazurro que entonces tenía también su perfil braguetero pudo Zapatero meter convenio (dígase conveniencia) en aquella fractura fraterna de un partido a la greña al trabar el inefable Pacto de la Mantecada, que no es nombre para bautizar nada ni para albergar más esperanzas que las confiteras... aunque convites y confites empedraron siempre la vía augusta de estas políticas cazurras, leonesidad gobernante y, tan a menudo, gobernadora si no la miran, y siempre gobernadorina aunque la vean... hale, y a berrar la cantinela eterna: fites, perras... padrino rumboso, mete la mano al bolso, padrino picudo, mete la mano al culo...

Manteca significa también dinero, especialmente en la jerga delincuente tan venida a esta política y sus cloacas; es la pasta del botín, la manteca a repartir tras un golpe al presupuesto, a los fondos reservados, a la grabación salvaje del chantaje... asaltando cada cual con su careta, hoy innecesaria al ser sospechosos todos en mascarilla.

Dos viejas voces socialistas que ya no pitan en esta mantecadería reconocen la razón de la rotura hoy nada soldable en su partido: «El Pacto de la Mantecada es el Génesis de esta biblia nuestra; si entonces hubo avío habiendo poca mantecada y mantecao, hace diez años sobraron y vino el vicio, pero volvieron a estar contadas y por eso perrean con rencor inrreconciliable estos bandos en liza; lo demás, lo que se larga, es distracción y perorata... la mantecada es lo único que importa».

Mantecaderitos
Comentarios