sábado 23/10/21

Mojón del carajo

La historia de esta tierra y de todas las que en el mundo han sido dibujadas sobre pellejo o papel está llena de broncas fronterizas y pleito perpetuo de quítame allá ese mojón del carajo, que en esta linde cagó mi tatarabuelo primero, o dame ese nombre, que es mío. Algunos se resolvieron de forma chusca, como en Sajambre y Valdeón al perrear por el monte Llavarís, acordando al fin que al canto del gallo saldría un mandado de cada pueblo y el primero que llegara lo prendaría (en Valdeón hicieron trampa, le dieron vino al gallo para que cantara antes y los sajambrinos llevan cuatro siglos cagándose en su estampa ladrona).

Y así siguen hoy estas porfías patrioteras. El ayuntamiento de Candín, por ejemplo, acaba de meterse en un charco necio al querer cambiar el nombre de su pueblo para llamarse ahora solo Ancares, «recogiendo un sentimiento popular de siempre», argumenta su alcalde; y se deduce que el de Candín será abolido y lo manda a la cuneta del indicador o al carajo del mojón. Los vecinos de Lugo que comparten con León esta comarca reaccionan como si les hubieran pisado el rabo o entrado a robar por la puerta de atrás, que algo tiene. Su diputación anuncia pleito emitiendo un informe sobre el tamaño e inviabilidad del diparate, aceptando en último caso que pudiera llamarse Candín de Ancares que, mira por dónde, bien guapo suena con apellido, más chulo que un genérico o un ocho... y muy literario al evocar a un personaje de lanza o lance como Tartarín de Tarascón.

Cierto que hay más Ancares en León que en Lugo; y leonés es el río Ancares, que por eso llaman los gallegos a los de pacá ancareses. Pero perder un nombre secular como Candín -tan de Cantín y Candidín- no es muy de listos ni respetuosos con el gentilicio que llevaron sus antepasados y ellos mismos hoy arramplando en exclusiva con algo que parece común ya a los pueblos a uno y otro lado de una linde que solo es una puta línea en un mapa y no en la realidad, en las gentes y en las economías puteadas de toda esta comarca. Todos juntos les iría mejor.

Mojón del carajo
Comentarios