martes 20/10/20

Tú coge la baja

H ay una academia de Artes Pícaras en el número 13 de la plaza mayor del Subconsciente Nacional. Se matricula en ella la gente que tiene plata o apellido para emplazarse con mano en plaza, pero no por eso los demás dejan de aprender lo mismo con solo pegar la oreja a sus muros doctos, porque lo que ahí se enseña son secretos a voces y campanudos birles nacionales en modo regio, ministril, concejalón, académico... y es muy fácil pillar un sobresaliente cum loas que convierte al ratero en el listo de la corrala.

Nos llegó carta de un psiquiatra braceando en la galerna que vivimos y en la que aflora «la miseria humana, la corrupción que atribuimos a los políticos, pero que está instalada en nuestra sociedad.... corrupción basada en el engaño, la insolidaridad con tus conciudadanos, la falta de compromiso con tu país que se resume en la manida frase ¡me voy a coger la baja!... y el motivo más frecuente es la baja por depresión... la depresión existe, claro, pero que te deje la novia, que el jefe sea exigente, que te cueste esfuerzo el trabajo y te canses o haya tensiones en el mismo, puede ocasionarte cierta ansiedad y, por qué no, síntomas depresivos, pero eso no te da derecho a dejar tu empresa con el culo al aire con la que está cayendo... ¿por qué las bajas por depresión en autónomos son prácticamente inexistentes?... y el colmo del jeta es aquel que, si el médico le dice que salga y se relacione, confunde el culo con las témporas y se va de vinos, de pádel, a ligar por internet o hacer vídeos de tiktok, como si los profesionales fuéramos retrasados mentales. Solo falta llorar un poco en la consulta y... a seguir de vacaciones»... y concluyó Peláez: este país no lo hunde un gobierno ciego ni la oposición cerril ni banderistas con escaño ni bolivarianos con traje Armani tuneado en Alcampo... no, ellos solos no podrían, necesitan al grueso ejército de pequeños corruptos y untadores que engrasan la mentira nacional, los pequeños hombrecitos de Wilhem Reich que además hoy, con su baja y ociosidad larga, tienen más tiempo que nadie para protestar, odiar, mentir, insidiar... así que, ¡jóete y baila, corazón!...

Tú coge la baja
Comentarios