jueves 26/5/22

Los buelos ya los cachorros de Dylan Thomas

Tocante a las imáxenes de l’adolescencia resulta que mañana, 4 d’abril, cúmplense 82 anos de l’apaición de «Retratu del artista cachorru» (Portrait of the artist as a young dog), un l.libru de narraciones muitu guapas del gran poeta galés Dylan Thomas. El títulu de la obra paez asusañar a «Un retratu del artista adolescente», de James Joyce.

Dylan Thomas yía un poeta al que la xente quier muitu. Conozo bien d’amigos con una querencia especial pa los sous versos, onde siempres s’arrama una creatividá intensa, una esplosión de fantasía emocional. Alcuérdome agora d’unu que siempres me prestóu pol vivire: «La mitá d’esti mundu yía del diañu ya la outra mitá yía mía». La sua poesía ta escrita n’inglés, pero nel.la alita dafeitu l’espíritu de la tradición celta galesa.

Anque’l l.libru de Dylan nun tien versos, yía mui interesante ya d’abonda calidá l.literaria. Dylan Thomas naciera na ciudá de Swansee, pero taba mui xuníu a dalgunos pueblos cercanos. Una vez que viaxéi a Gales vistéi estos pueblos ya decidí faer una escursión polos sitios d’unu de los relatos del «artista cachorru», concretamente d’aquel onde se fai alcordanza de la visita que Dylan fixera al sou buelu, que vivía en Llanstephan. El buelu de Dylan, que pasaba las nueites como si la cama fuera un coche de cabal.los desbocaos, marchóu una nueite de la sua casa en Llanstephan ya tuvienon que dir los vecinos a buscalu. Alcontránonlu na pequena ciudá de Carmarthen, cuando cruzaba’l ríu pa chegar a Llangadock. La esplicación que diera aquel buelu de la sua marcha yera que quería que lu enterraran más al interior, porque tenía l.lerza de que, al espurrise, los pías se mocharan con augua de mar.

¡Qué bien nos l.leva esta narración al mundu fronterizu de los buelos! A veces paez que los buelos tán l.luenxe, pero non, son importantes, son el cimientu de nuesu. Nun conocí you al mieu buelu Tiadosiu, pero me presta saber que pertenezo a una estirpe que peleaba conos l.lobos. Conocí a la mia buela Felicidá cuando yá nun faía outra cousa que l.leer no fornu, pero séi qu’un día, cuando la guerra, los asesinos quixenon sacala de casa, onde taba sola porque la familia afuxera pal monte. Quixenon, pero nun pudienon, porque a veces al criminal queda paralízalu delantre de la superioridá moral de la víctima.

Siguiendo’l sendeiru del buelu de Dylan, cheguéi a Camarthen, onde diz la l.leenda que s’alcuentra’l tueru del carbachu de Merlín. Siguí hasta la puente sobre’l ríu Towy ya ail.lí taba’l buelu de Dylan, de pía, mirando al horizonte «como un profeta que nun tien dulda denguna». Yera un suenu a la l.luz del sol.

Los buelos ya los cachorros de Dylan Thomas
Comentarios