domingo. 05.02.2023

De la conxunción copulativa: ‘Ya’ ya ‘Ja’

Escribiera un gran l.lingüista que’l valir d’una flor nun depende de la cantidá d’el.las que podemos atopar no nuesu planeta, sinón precisamente de la sua escasez. Por exemplu, pensamos que val mas una flor única que s’atopa nun outeiru al pía del Himalaya que las muitísimas margaritas qu’hai polos infinitos praos del mundu. De la mesma manera, una l.lingua, una palabra serán más interesantes cuantas más estrañas ya exóticas seyan. Esu mesmu penséi you cuando me di cuenta de que la «conxunción copulativa» que deprendí na escuela yera ‘y’, pero onde yo naciera la xente dicía ‘ya’. Ya cuando marchéi de casa escuitéi siempres ‘y’, polo que penséi qu’aquel ‘ya’ que you escuitara de pequenu yera una cousa exótica, rara, más valoratible que los incontables ‘y’ que pronuncian millones ya millones de xente.

A lo l.largo de muitos anos penséi que la nuesa ‘ya’ yera única nel universu, hasta que me di cuenta de qu’en Finlandia tienen esa mesma conxunción copulativa. Anque la escriben con una jota (‘ja’), suena igual que la nuesa ‘ya’. Cuando las madres de Finlandia cuentan a los sous fichos el cuentu de «El l.lobu ya la raposa», el.las ariman la sua bouca a las ourechas de los nenos ya dicen voz baxa: «Susi ja kettu». Finlandia tien l.lobos (‘sudet’) ya raposas (‘narttuja’), pero esu nun tien méritu: ¿quién nun tien dalgún l.lobu ou dalguna raposa? El méritu yía tener el nuesu ‘ya’, qu’el.los escriben con una jota, pero suena igual.

Esta conxunciones (ya, ja) nun son cousas misteriosas, sinón que las esplica la filoloxía como resultaos independientes. Pero son entrañables ya querémoslas. A veces hasta nos prestaría convertilas en pequenas diosas del nuesu Panteón, na nuesa casa divina. Asina qu’agora, cuando escuito la música turbulenta, imperiosa ya heroica de la «Finlandia» de Sibelius, sutrúmeseme l’alma: la potencia del entamu, la turbulencia xeneral, el final grandiosu. Sibelius escribíu muita música, pero sorprendíulu que la de «Finlandia» fuera campeona por aclamación popular, buscando que’l sou país l.lograra la independencia del Imperiu rusu.

Cuando marchéi a Helsinki miraba you los escaparates de las l.librerias pa ver la nuesa ‘ya’ escrita con jota ya procuraba escuitare la nuesa conxunción a la xente. Tamién visitéi el monumentu a Sibelius nas afueras de Helsinki, xunto a verdes campas ya l.lagos azules. Los tubos d’aceru paecían recordar el poder de «Finlandia», el poema sinfónicu nacionalista que nun s’afita no folclor, sinón na música más prístina. Ya ¿de qué manantial sal la fuercia d’esa música? You, inxenuamente, pienso que sal del ‘ya’ con jota.

De la conxunción copulativa: ‘Ya’ ya ‘Ja’
Comentarios