martes 17/5/22

Los que chegan al campu: Bouvard ya Pécuchet

Los periódicos de la ciudá ya las élites urbanas van poniendo de moda lo que suel chamase «el campu». «El campu» yía un problema: va quedando ermu, vacíu, valeiru ya los paisanos son yá una clas marxinal, pero útil pa los políticos de la ciudá.

Con muitu esfuerzu, la familia campesina l.lograba dalguna vez qu’unu de los sous fichos xubiera p’arriba socialmente ya pudiera terminar siendo abogáu, obispu o militar na ciudá. Cona industrialización, familias a esgaya marchanon pa los barrios ya dexanon ermos los pueblos de güei.

Hai agora un movimientu al revés: puei vivise nuna aldea conectáu a una rede electrónica universal. Sicasí, chegare pa vivire auténticamente nos pueblos nun yía fácil. La xente de los pueblos tien una cultura ya un repertoriu ideolóxicu diferente. Ya cuesta muitu a la xente de cultura urbana adautáse de verdá, porque pa el.los los de pueblu son «raros». Ésta fuera la esperiencia negativa que tuvieran «Bouvard ya Pécuchet», personaxes de la novela asina titulada pol sou autor Gustave Flaubert (1821-1880), del que l’anu pasáu cumplíanse los doscientos anos de la sua nacencia.

Flaubert escribiera yá obras mayestras, pero pa la sua novela última («Bouvard ya Pécuchet», una parexa l.literaria como Don Quixote ya Sancho ou Vladimir ya Estragon de S. Beckett) dedicóu más tiempu qu’a denguna outra. Quedóu la obra ensin terminare, pero yía un l.libru xenial, arriesgáu, estrañu, una novela que fragmenta los modelos clásicos del realismu ya yía un monumentu a la estupidez humana: a Flaubert siempres lu fascinaran las faturas qu’escuitaba de la xente que pasaba pola su casa. Ya siempres quixo faer un monumentu a la imbecilidá.

Bouvard ya Pécuchet son dos oficinistas que se conocieran un día de branu al sentase nun bancu d’un bulevar de París. Fixénonse amigos de golpe ya terminanon por marchare de la oficina ya entamar una nueva vida nun pueblu. Asina que mercan en Normandía una granxa onde intentan faere vida d’agricultores ya ganaderos, pero Bouvard ya Pécuchet siempres fracasan: enquivócanse al semar ya pañar. Nun son nin a l.lograr un melón, la sua gran esperanza. Tamién fracasan nel amor: una mucher quier estafar a unu ya outra d exa enfermu al outru. Ya terminan a mal con tola xente del pueblu.

En viendo que nun podían triunfar na agricultura, quixenon abarcar el saber universal ya mercaban l.libros de pedagoxía, arqueoloxía, química, el mundu celta, la frenoloxía, la hestoria, etc. Pero nun l.logran ser sabios ya siguen siendo bobos dafeitu. Al final, vuelven a París ya un carpinteiru fai pa el.los un pupitre con dous asientos. Mui actual.

Los que chegan al campu: Bouvard ya Pécuchet
Comentarios