domingo 11/4/21
Elías F. Rodríguez Ferri, Catedrático Emérito de Sanidad Animal en la ULE Y Presidente de la Academia de Ciencias Veterinarias de CyL

Apostando por León y su futuro desde dentro

ferri

Ede 1906 no fue un año que se recuerde por grandes acontecimientos en España, adormecida por la pérdida de las colonias y bastante miseria. Ese año, un 3 de febrero, vio la luz el DIARIO DE LEÓN, testigo de 115 años de nuestra historia. Vayan nuestros deseos, con la obligada felicitación, de que se mantenga otros tantos en una tarea insustituible en la era de la información.

La historia reciente de León no es, precisamente, un catálogo de buenas noticias en casi nada: envejecimiento, despoblación, cierre de la minería, reconversión en la ganadería, pérdida de tejido industrial y, encima, llegó la pandemia. Sin entrar en confrontaciones estériles, creo que podía irnos mucho mejor. Algunos apostamos por nuestra tierra cuando se puso en marcha la Universidad de León y regresamos con toda ilusión para contribuir a su crecimiento. En ello seguimos.

Con un pasado sustentado en la generosidad de sus grandes recursos naturales, ganaderos, minas, acuíferos, energía eléctrica, etcétera, poco a poco se nos ha ido casi todo y mucho de lo que queda probablemente aprovecha más a otros. Cuando a algunos de nuestros paisanos dispersos por el mundo se les pregunta por el futuro y se les solicita ideas recomiendan recetas de progreso distantes, desde la lejanía. Yo prefiero fijarme en los de aquí, en los que han decidido luchar por el futuro desde dentro y que viven a diario la situación. A ellos dedico mi reflexión.

Es el momento de dar un paso adelante y plantear un salto de calidad en el mundo de las vacunas humanas, ya que en España no existen plantas propias

León tiene futuro, claro que lo tiene, aunque el camino sea duro. Como ocurre en la pandemia que sufrimos, un suceso recurrente que también obliga a cambios para adaptarse y sobrevivir, lo mismo que hacen estos virus que tanto nos preocupan. Como ellos, lo importante es buscar y aprovechar las oportunidades y, si hay fracaso, volver a intentarlo con más fuerza.

Con un importante polo químico-farmacéutico-biotecnológico en el que se conjugan lo humano y lo animal, fue una lástima que las autoridades no lograran convencer a quienes tenían la decisión de ubicar en León la Agencia Europea del Medicamento, igual que acaba de ocurrir hace poco con el Centro Europeo de Ciberseguridad, oportunidades que se pierden. Estos objetivos, ni son fáciles ni nadie los regala y la lucha es sin cuartel, con lobbies implacables que saben hacer muy bien su trabajo. Pero no sintamos lástima y aprendamos que el futuro depende de nosotros mismos y las oportunidades se repetirán, no me cabe duda.

ferri2

León, es una evidencia, posee una industria de medicamentos y vacunas casi centenaria que puede potenciarse más y convencer sobre su condición estratégica, tan estratégica como lo puede ser la fabricación de automóviles, el acero o la petroquímica. Igual sucede con la industria agroalimentaria apoyada en una ganadería de calidad, con pastos incomparables, respetuosa con el medio ambiente y el bienestar, con ganaderos y técnicos comprometidos que, además, fija población y conserva el monte y el valle. De ella se surte la industria transformadora proporcionando productos excelentes.

La Universidad de León es hoy, seguramente, la empresa más importante de la provincia y la Facultad de Veterinaria, las ciencias veterinarias, han sido de las más emprendedoras, tanto en la industria de los medicamentos y vacunas como en la de los alimentos, pues de ahí surgieron las principales empresas biotecnológicas y alimentarias leonesas. A su sombra nacieron después otros centros que completan ese perfil, surtiendo de técnicos e investigadores sus necesidades.

En lo que se refiere a la salud pública, ahora que se prodiga con insistencia su condición integral con la participación de la sanidad animal y la del ecosistema, es el momento de dar un paso adelante y plantear un salto de calidad en el mundo de las vacunas humanas, dado que en España no existen plantas propias de producción, siendo total la dependencia exterior y… ya lo estamos viendo con la pandemia, las prioridades comienzan por el país que las produce. En esto, León está en una condición de privilegio y nuestros empresarios han demostrado siempre audacia, inteligencia y buen hacer. Podría aprovecharse la experiencia y conocimiento en las industrias de sanidad animal para ampliar su producción, ahora con destino al hombre, como ya lo están haciendo en algunos lugares, por ejemplo, mediante fórmulas imaginativas de asociación o conciertos, para producir pruebas diagnósticas y vacunas pues, cada vez más, la necesidad obligara a ello y, tanto la tecnología como las exigencias, son iguales. Si no se hace, serán otros los que se aprovechen.

No me olvido del cuarto eje para el desarrollo futuro, la informática, la ciberseguridad a la que se aludió al principio y en la que también existe fortaleza y no sólo traducida en este campo, tan importante, sino también en otras oportunidades de alta gestión, incluyendo el de complemento de la industria biotecnológica donde la bioinformática es, cada vez más, una pieza sustancial de los desarrollos futuros.

Sea como fuere, no esperemos a que otros resuelvan nuestros problemas.

EFSA-OBRAS-Y-PROYECTOS-2,3,4

Apostando por León y su futuro desde dentro
Comentarios