domingo 20/6/21
María del Mar González Prieto | Presidenta del Colegio de Trabajo Social de León

Trabajo social: por un mundo más justo

paisanina

Desde el Colegio de Trabajo Social de León felicitamos al DIARIO DE LEÓN por el 115 aniversario de su fundación, resaltando la importancia que el periodismo tiene para el Trabajo Social al hacerse eco de lo que ocurre en la sociedad y asumiendo con ello una gran responsabilidad de lo transmitido a la comunidad. Esta vinculación adquiere una mayor relevancia para nuestra profesión cuando se abordan temas relacionados con el trabajo social, especialmente cuando ayuda a romper con los tópicos y prejuicios que existen ante determinadas situaciones de intervención profesional.

El trabajo social como profesión científica apuesta por la generación de conocimiento y el establecimiento de alianzas para contribuir a un mundo más justo. Ante el escenario post covid-19 en el que nos encontramos es preciso un paquete de medidas, que hemos querido denominar vacunas sociales, para prevenir y detener la exclusión social; vacunas que también estimulen los sistemas de protección social para afrontar las amenazas a las que nos enfrentamos y que nos permitan estar preparadas/os para lo que esté por llegar.

Desde la organización profesional del Trabajo Social se propone la articulación de los Sistemas Públicos del Estado de Bienestar Social para hacer efectiva de modo transversal la Inclusión Social, superando todo tipo discriminaciones y exclusiones institucionales.

Es necesaria la responsabilidad y compromiso de todo el arco parlamentario en apostar por la declaración de los servicios sociales como derecho subjetivo y como servicio público esencial y de interés general, con la elaboración de una Ley de Servicios Sociales a nivel estatal. Los servicios sociales requieren la misma visibilidad y empoderamiento gubernamental que el sistema sanitario, el de Seguridad Social y el de educación, que en conjunto constituyen los cuatro pilares del estado de bienestar social, al objeto de garantizar la responsabilidad de los poderes públicos en la aplicación efectiva de los derechos sociales reconocidos para la cobertura de las necesidades sociales básicas de la ciudadanía española, en aplicación de las respectivas competencias de cada uno de estos cuatro pilares del estado de bienestar social.

La necesidad manifiesta de este hecho está legitimada por las grandes desigualdades y desequilibrios territoriales en las distintas comunidades autónomas, tanto en el reconocimiento de los servicios sociales como derecho subjetivo, como en la inversión que desde los gobiernos autonómicos se realiza, así como en la posterior provisión de los servicios y prestaciones del sistema.

La pobreza no puede ser objeto del sistema de servicios sociales, sino de la política social. El sistema de servicios sociales tiene por objeto la promoción y protección de las interacciones que han de mantener las personas en el desarrollo consigo mismas para la convivencia en el entorno social, favoreciendo la autonomía, participación, protección e inclusión social, mediante la generación de bienes relacionales y de apoyo social.

Para el reconocimiento de las situaciones de necesidad social se requiere que tanto en las leyes estatales sectoriales y en las leyes de servicios sociales de las comunidades autónomas, se recoja el «diagnostico social y la prescripción profesional del trabajador/a social, como profesionales de referencia del sistema público de servicios sociales».

Reforzar el cuarto pilar del estado de bienestar, el sistema público de servicios sociales (único pilar que carece de ley estatal), para garantizar a toda la ciudadanía española, independientemente de su lugar de residencia, el derecho al Catálogo de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales, mediante una ley estatal general básica de servicios sociales, al objeto de superar definitivamente la utilización institucional de los servicios sociales como cajón de sastre al que derivar exclusiones generadas en otros pilares y en otros servicios públicos, lo que conduce inexorablemente al reforzamiento de la exclusión social.

Consideramos que el Catálogo de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales debe mantenerse totalmente disponible y con capacidad de atender las diferentes necesidades que vayan surgiendo, a la vez que debe adelantarse a escenarios que puedan producirse en un futuro inmediato con el propósito de prevenir posibles situaciones de vulnerabilidad social.

La trascendencia de la profesión de trabajador/a social para el interés general y en el ámbito de la tutela de derechos sociales fundamentales es indudable y se manifiesta en los múltiples ámbitos de trabajo con presencia profesional, teniendo siempre como eje fundamental de la intervención a la persona.

Es necesario ahora establecer los mecanismos esenciales para que la comunidad se ocupe de las personas que la conforman promoviendo la igualdad efectiva

Aun perteneciendo a la España vaciada manifestamos que las personas han de tener una vida digna en comunidades sostenibles: desarrollar la participación, facilitar el cuidado entre comunidades y respetar la diversidad, conectando a las personas y promoviendo el bienestar a través de relaciones humanas sostenibles. Y eso implementando planes integrales en zonas desfavorecidas o barrios vulnerables, que posibiliten la convivencia positiva y la inserción social de sus poblaciones.

El momento en el que nos encontramos requiriere, más que nunca, establecer los mecanismos necesarios para que la comunidad se ocupe de las personas que la conforman promoviendo una igualdad efectiva. Además, hay que promover una cultura de los cuidados entre iguales con la intervención de las y los profesionales del Trabajo Social, tanto en la diagnosis como en la elaboración e implementación de los proyectos que desarrollan itinerarios respetuosos con las diversidades y favorecedor de estas como elemento que fortaleciera una sociedad funcional. Cohesionar respetando y favoreciendo las diversidades.

Desde el trabajo social tenemos un compromiso común y universal con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Los estados miembros de la Naciones Unidas se han comprometido al cumplimiento de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), 169 metas en las que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la pobreza.

Desde todas las esferas, económica, social y ambiental, se ha de regir el desarrollo mundial en los próximos años. Los Estados se comprometieron a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas, especialmente, en las necesidades de las personas más pobres y vulnerables. Entre los principios y valores éticos del trabajo social también se encuentra nuestro compromiso con la Agenda Global 2030. Esta pandemia nos hace darnos cuenta de la globalización y sus consecuencias locales. Se imponen más que nunca unas relaciones internacionales más civilizadas, pacíficas y solidarias.

Agradecemos que el DIARIO DE LEÓN, periódico decano de la prensa leonesa, mantenga el compromiso social asumido a lo largo de estos 115 años y, prosiguiendo con el rigor periodístico que le caracteriza, colabore también y nos acompañe en esta tarea.

CARREFOUR-pequeño

Trabajo social: por un mundo más justo
Comentarios