martes 11/5/21
La otra Ruta Jacobea

El Camino renacido

Un camino de singular belleza recorre cuarto valles de este a oeste de la provincia, desde Puente Almuhey a Villafranca del Bierzo. Es un viejo trazado que surcaron los cristianos en su lucha contra los sarracenos. Ahora el Camino Olvidado, que ya es oficialmente Jacobeo, quiere salir del olvido
Sobre estas líneas, un indicador del Camino Olvidado a su paso por Igüeña, en El Bierzo. El Camino Olvidado recorre zonas increíbles con calzadas romanas y con una belleza paisajística digna de ser disfrutada. En la provincia, el trazado dispone de balizas, señales y paneles informativos.

Si algo distingue al Camino Olvidado es la belleza de su paisaje. Discurre por parajes que han sido distinguidos con las más altas protecciones medioambientales como Reserva de la Biosfera, zona LIC, Zepa o Red Natura 2000. Estos sellos, cuya principal finalidad es asegurar a largo plazo la supervivencia de las especies y hábitats amenazados, hacen del Camino una ruta única en belleza.

Además de su paisaje, esta senda ofrece una riqueza cultural de las gentes de la montaña que se expresa en multitud de facetas artísticas y lúdicas que se han transmitido de generación en generación, así como múltiples edificios religiosos (iglesias, ermitas, santuarios, cruces) o iconografía religiosa, todo ello sin olvidar el valor gastronómico de estas zonas de montaña que hará las delicias de sus peregrinos.

La Comisión de los Caminos a Santiago por Castilla y León ha valorado su historicidad y coincidencia como Caminos antiguos y medievales y también ha reconocido que se trata de un Camino con infraestructuras y bien señalizado, que ya había sido contemplado por la Junta de Castilla y León, aunque no había sido incluido en ninguna categoría.

El Camino Olvidadoo discurre por 48 municipios de las provincias de Vizcaya, Burgos, Cantabria, Palencia y León, donde se une al Camino Francés en la localidad de Villafranca del Bierzo. Valderrueda, Cistierna, La Ercina, Boñar, La Vecilla, Valdelugueros, Vegaquemada, Matallana de Torío, Vegacervera, La Pola de Gordón, La Robla, Carrocera, Soto y Amío, Riello, Murias de Paredes, Igúeña, Folgoso de la Ribera, Noceda del Bierzo, Bembibre, Congosto, Cubillos del Sil, Cabañas Raras, Camponaraya, Cacabelos y Villafranca del Bierzo son las localidades leonesas que acogen este bello trazado.

Rescatar del olvido esta vieja senda a Santiago que cruzaba León desde Puente Almuhey hasta Villafranca del Bierzo por montañas agrestes, bosques y paisajes modelados por el agua es un empeño de Cuatro Valles, junto a otros dos grupos Leader de la provincia (Asodebi y Montaña de Riaño) y de la Asociación Leonesa del Camino Olvidado, que agrupa a 23 de los 25 municipios por los que atraviesa.

Una zona privilegiada

Tal y como reconoce el Comisionado de los Caminos, está dotado de las infraestructuras necesarias para que pueda realizarse en sus 22 etapas y 699 kilómetros de recorrido. Bien es cierto que se trata de un proyecto que está en crecimiento y que en el futuro sus infraestructuras de alojamiento, restauración, transporte y otras se verán ampliadas por la iniciativa privada en función del crecimiento y la demanda de los usuarios que deseen cnocer de cerca esta interesante propuesta. Transcurre por una zona privilegiada de la montaña, sin embargo, es también una zona castigada por la despoblación, el abandono de las minas y la ausencia de inversiones en general durante décadas. La revitalización de este Camino a Santiago está suponiendo un revulsivo económico y social para estas zonas rurales ya que discurre por caminos rurales y vías públicas en un 90% de su trazado.

Un indicador del Camino Olvidado a su paso por Igüeña, en El Bierzo. DL

La apuesta por recuperar el Camino parte de diversos colectivos, asociaciones, particulares y ayuntamientos, que han recibido el impulso de cinco grupos de acción local.

Entre las últimas acciones está la aplicación para el móvil, que se suma a la web www.caminoolvidado.com, desde la que se pueden descargar todos los planos y la guía de la ruta. Al igual que la señalización, materia en la que ha efectuado un gran esfuerzo con balizas, señales de localidad y paneles informativos que se han colocado en puntos estratégicos del trazado en cada uno de los ayuntamientos.

Para el público

Puntos con imágenes, mapas y fotografías consiguen un resultado eficaz y atractivo para el usuario. La información principal está adapatada a discapacitados visuales con textos en Braille y ampliados. Además, se han incluido códigos QR para aquellos que precisen una información más exhaustiva. Seguramente, el Camino Olvidado fue la ruta a Santiago más importante del siglo IX a XI. Un viaje increíble por decenas de pueblos donde siguiendo los viejos caminos se descubren lugares de una singular belleza , además ofrece poder recrearse en retazos de historia al pisar puentes y tramos de calzadas romanas.

Algunos detalles

La Cruz Cercenada en Quintana de Fuseros, marcada por la espada de Almanzor en el año 997, es uno de los hitos del Camino Olvidado. La información principal está adaptada a discapacitados visuales con textos en Braille y ampliados. Además se han incluido códigos QR para aquellos que precisen una información más exhaustiva. Seguramente el Camino Olvidado fue la ruta a Santiago más importante del siglo IX al XI.

Un viaje increíble por decenas de pueblos donde siguiendo los viejos caminos se descubren lugares de una singular belleza, además de poderse recrearen retazos de historia al pisar puentes y tramos de calzadas romanas. Esas mismas que recorrieron las Legiones y los ejércitos cristianos en lucha contra los sarracenos.

Una red de caminos y calzadas que siguieron multitud de peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela o se desviaban a Santo Toribio de Liébana (Ruta Vadiniense), al Salvador en Oviedo (Camino de San Salvador) o a Valdorria para venerar a san Froilán. Un camino que ayuda a revitalizar los pueblos leoneses, que ya se están preparando con hospederías, restaurantes y ofertas a los peregrinos.Ç

Compromiso

Carmen Mallo, presidenta de la Asociación Camino Olvidado, ha querido resaltar de este proyecto de cooperación «el gran valor que ha tenido desde el principio, la solidaridad y compromiso que desde los ayuntamientos, las asociaciones, los GAL , así como a los presidentes que me han precedido (Alider Presa, alcalde de Igüeña e Ignacio Robles, alcalde de la Ercina, que en ningún momento se han separado y han luchado por el espíritu del que nació esta asociación) y distintas administraciones se ha desarrollado, ya que con esa actitud se ha logrado que este Camino Olvidado dejara de serlo».

Son muchas personas y muchos organismos e instituciones las que han puesto empeño en que este nuevo recorrido recupere el esple ndor que merece, lo que ha supuesto poner en valor este trazado que tanto tiene que aportar a la provincia leonesa.

Un Camino Olvidado que bien merece una visita y no sólo como una parte de la ruta hacia Santiago, que lo es, sino como una opción estupenda para hacer una excursión una visita a cualquiera de sus puntos a su paso por la provincia.

El Camino renacido
Comentarios