lunes 24/1/22
                      Imponente aspecto del valle. RAMIRO
Imponente aspecto del valle. RAMIRO

El área del Curueño se suma a la atractiva oferta de turismo de interior que es Intur y propone lo mejor de su esencia.

Como en la mayoría de los pueblos de la provincia, el verano es una buena época para sacar a relucir todo lo bueno que se tiene, pues es la época de mayor afluencia de gente. Por eso, la promoción cultural a través de conferencias, conciertos, teatro, exposiciones y coloquios se desarrolla durante los meses estivales en Santa Colomba de Curueño, que celebra sus jornadas culturales en las que tiene un papel importante el denominado Curueño Literario, una cita con la cultura donde se abordan las últimas publicaciones sobre la comarca y que cuenta con la presencia de los propios autores.

Ocho pueblos son los que integran este municipio del flanco sur del Valle del Curueño donde las construcciones de adobe y la red de acequias forman un espacio mágico de regadío. Su imprevisible riqueza artística, refugiada en centenarias ermitas e iglesias en las que convive una hermosa imaginería pone de manifiesto que aquí hay mucho que visitar.

Edificios centenarios con sus impactante retablos y una variada imaginería que data del románico, el gótico, el renacentista y el barroco son sólo algunos de los atractivos que ofrece Santa Colomba de Curueño. El estilo románico popular leonés es aquí un gran exponente de su variado patrimonio artístico que también conforman tallas de enorme valor. Piezas que se encargan de dinamizar las asociaciones culturales de la zona, centradas en rescatar y conservar las tradiciones como seña de identidad del municipio.

Se trata de un espacio monumental como que cuenta en su inventario con cerca de cincuenta labras heráldicas, testigos de la nobleza generalizada de la zona. La lápida sepulcral de Barrillos de Curueño, los restos del castillo altomedieval de san Salvador, los edificios solariegos, casonas señoriales, casas blasonadas y monumentales de la antigua nobleza rural también merecen su espacio entre lo mas destacado.

De gran variedad son también las epigrafías o grabados en piedra. Las sirenas de Ambasaguas son una muestra significativa de la simbología del románico.

Con un buen equipamiento turístico y con la lucha leonesa como emblema, Santa Colomba de Curueño hunde sus raíces en recetas ancestrales como los quesos del bajo Curueño o la trucha que no dejan indiferente a nadie.

Una joya natural en la ribera del Curueño
Comentarios