martes. 04.10.2022

La lucha para desbloquear los edificios

Los Administradores de Fincas han capeado la pandemia para dar respuesta a los vecinos

Los Administradores de Fincas han luchado durante la pandemia contra todas las adversidades. Han tirado de imaginación para dar una solución a los vecinos frente a las complicaciones que implicó el confinamiento y que, sobre todo, bloqueó las reuniones de vecinos con las que dar luz verde a todas las decisiones esenciales.

Telemática, correo ordinario y un sinfín de vías se hicieron hueco para conseguir que los vecinos pudieran resolver cuestiones acuciantes ya que los acuerdos alcanzados exigen que sean vinculantes. Ahora, aunque las reuniones presenciales ya pueden volver a celebrarse, el miedo a los contagios por el elevado número de casos de la sexta ola ha frenado que estos encuentros vuelvan a celebrarse de forma normalizada. Así, el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de León, Jesús Borge Luque, confía en que en febrero, con el descenso de la curva de la pandemia, las reuniones vuelvan a los portales a fin de desbloquear todas las cuestiones pendientes de las comunidades de propietarios.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las fincas actualmente es al actual precio de los combustibles, sobre todo del gas, que ya ha comenzado a repercutir y aumentar la morosidad entre los propietarios.

Medidas fiscales

Los Administradores de Fincas ya han exigido al Gobierno que aplique a las comunidades de vecinos las mismas medidas fiscales que ya disfrutan los grandes consumidores de gas, ya que la situación entre los vecinos comienza a llegar «al límite» y en muchas comunidades van a tener que establecer «derramas extraordinarias» para hacer frente al elevado coste de los precios de los combustibles, ya que además del gas, también se ha disparado el coste del gasóleo e, incluso, del carbón que aún calienta a cerca de 350 edificios en León. Esto se suma al incremento de la inflación y a la difícil situación que atraviesan ya muchas familias por la crisis.

El frenazo de las reuniones de las comunidades de vecinos, bloqueadas desde mayo de 2021, puso de manifiesto su importancia para la economía, ya que, sólo en León mueven 800 millones de euros al año, ya que sus gastos mensuales pueden ir desde los 20.000 euros al medio millón, en función del mantenimiento que requiera cada edificio. Entre las cuestiones que aún siguen pendientes de aprobación por los vecinos, algunas tan habituales como el inicio de una obra o la aprobación de las cuentas.

La lucha para desbloquear los edificios
Comentarios