martes 19/10/21
Reconstrucción

Las comunidades de vecinos piden mejor fiscalidad para reactivar la economía local

En León mueven un presupuesto anual de casi 400 M€ en pequeñas obras de mejora, rehabilitación y mantenimiento
Los administradores de fincas destacan que son un servicio esencial para mantener la vida en las comunidades de vecinos. JESÚS F. SALVADORES

Durante los últimos días el papel que juegan los administradores de las comunidades de vecinos en el confinamiento ha estado de particular actualidad, en el centro de las decisiones del Gobierno para permitir la salida de los niños de las casas. Pero su actuación, recuerdan, ha sido esencial durante todas las semanas de la cuarentena. Y pretenden que siga siendo así en el futuro, por eso han puesto sobre la mesa de las distintas administraciones públicas una serie de medidas con las que no sólo pretenden regular su compleja actividad en los próximos meses, sino también convertirse en agentes de reactivación económica ante las dificultades que están pasando especialmente autónomos y pequeñas empresas.

Así lo explica Jesús Luque Borge, presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Administradores de Fincas de Castilla y León y del de León, que reclama que se articulen incentivos fiscales que animen a la realización de las muchas obras de mejora pendientes en los bloques de viviendas y urbanizaciones, lo que «sin duda contribuiría a que muchas personas pudieran retomar su actividad, y con ello a la reactivación de la economía».

Pequeñas obras

Las obras en los edificios permitirían retomar la actividad a muchos autónomos y pymes

La importancia del volumen de negocio que mueven los administradores de fincas es relevante, sólo en el caso de León casi 400 millones de euros anuales. «Y buena parte de ellos podrían trasladarse con más rapidez a la economía local si se atienden estas reivindicaciones», que se centran sobre todo en aplicar un IVA reducido del 10% «con carácter general a todas las obras que se realicen en las comunidades de vecinos. Sería interesante por ejemplo animar a que se realicen obras de rehabilitación, que mejoren las condiciones de habitabilidad de los edificios».

Luque señala que los bloques de viviendas de León tienen especiales carencias en temas de accesibilidad. «Muchas ni siquiera tienen aún ascensor, pero las necesidades son muchas. Y abordar mejoras como la eficiencia energética sería fundamental», destaca.

Además, «la fórmula de la rebaja fiscal es mucho más efectiva que la de las subvenciones que se dan actualmente, y que además en muchos casos implican que los vecinos que se benefician de ellas luego tienen que declararlas en el IRPF, y hay ocasiones en las que incluso llegan a salir perjudicados». Recuerda también que no es la primera vez que se recurre a esa fórmula fiscal para incentivar las obras de mejora en las comunidades, «con la ventaja ahora de que permitirían también aliviar la situación económica de un grupo importante de trabajadores y pequeños emprendedores locales».

Informantes

Los administradores han trasladado la información sobre las normativas a todos los vecinos

El Colegio de Administradores de Fincas de León reúne a aproximadamente 90 colegiados, que controlan la situación de las viviendas de «prácticamente el 90% de la población de la capital, por ejemplo». Durante las semanas de confinamiento, a pesar de tener que trabajar «en la distancia», han tenido un papel fundamental para garantizar el buen funcionamiento de las comunidades de vecinos, y la prestación de sus servicios habituales, y otros especialmente importantes en este momento, como el de limpieza. Además de los habituales de suministros comunitarios, telecomunicaciones, accesibilidad, siniestros,...

En este último caso, haciendo casi malabarismo para compatibilizar la prohibición de los obreros de entrar en edificios habitados con las urgencias de las averías habituales, desde fugas de agua en pisos vacíos a problemas de iluminación, ascensores,...

«Me siento especialmente orgulloso de este papel, nos hemos esforzado mucho y también desde los colegios hemos trabajado muy duro para contar con toda la información, adaptación de la normativa que ha ido surgiendo, protocolos, actuaciones,...». En la práctica su actividad ha sido esencial para garantizar las condiciones adecuadas para una población que lleva semanas confinada en sus casas. Habitualmente se encargan de los asuntos financieros, legales y técnicos para el mantenimiento y la gestión económica de las comunidades de vecinos; pero han tenido que convertirse también en los responsables de organizar las normas sobre zonas comunes, los protocolos de limpieza habituales y en caso de que en el edificio se identifique alguna persona contagiada,... Una pieza fundamental en la seguridad de las familias.

Las comunidades de vecinos piden mejor fiscalidad para reactivar la economía local
Comentarios