viernes. 01.07.2022
León despide los estragos de Daniel y espera los de Elsa

La crecida baja al sur y arrasa los cultivos tras dejar vías cortadas y pueblos anegados en el norte

■ En La Robla, un río negro de carbón procedente del cielo abierto de la Vasco inundó la localidad y obligó a actuar a la UME ■ Seis tramos de ríos permanecían anoche en alarma

 

Seis tramos de ríos permanecían ayer en nivel de alarma a ultima hora de la tarde en León, todos ellos en el centro y sur de la provincia. El Esla en las estaciones de aforo de Benamariel y Villomar; el Órbigo, a su paso por Cebrones del Río; el Bernesga, en la capital y en Alija de la Ribera y el Porma, en la estación de aforo de Secos. La situación empeoró con la crecida de estos cauces que recogieron las augas de los ríos de la montaña y de sus tramos altos. En nivel de alerta se encontraban a última hora de ayer el Bernesga en las estaciones de aforos de Villamanín y de Cascantes; el Cea en las de Villaverde de Arcayos y Sahagún; el Luna en la de Sena de Luna; el Omaña en las estaciones de Castro de la Lomba y las Omañas; el Orbigo en la estación de Santa María del Rey; el Porma en Camposillo Torío, en Pardavé, y el Tuerto en la estación de aforos de San Félix de la Vega Yuso, en Boca de Huérgano.

Las intensas lluvias cortaron al tráfico varias carreteras a causa de las inundaciones la LE-315, de Robles de la Valcueva (CL-626) a Piedrafita de Medina; la LE-164, de Puente de Domingo Flórez (N-536) a La Baña (LE-126); la LE-321, de La Vecilla (CL-626) al límite con Asturias; la LE-331, de Boñar (CL-626) a Puebla de Lillo (LE-333).

Otra veintena de carreteras de la provincia presentaban también problemas con la crecida aunque no se había llegado a cortar el tráfico.

El río Esla demostró su poderío en el sur de la provincia haciendo bueno aquel dicho que rezaba que el Duero lleva la fama y el Esla el agua. Desde el mediodía de ayer se salió de su cauce haciéndose dueño y señor de todo lo que encontraba a su paso a derecha e izquierda. En Valencia de Don Juan inundó el Complejo de la Isla, el paseo peatonal y el polideportivo municipal en el que se encuentran las piscinas de verano y todas sus instalaciones, así como choperas y fincas de cultivo. Los operarios municipales tuvieron que trabajar a destajo para evitar males mayores cortando accesos a zonas peligrosas y realizando las labores necesarias en cada momento.


Apenas unos kilómetros aguas arriba, en Cabreros del Río, obligó a cortar la carretera que une esta localidad con Villalobar.

Son dos puntos de los muchos en los que un Esla desbocado y poderoso puso en alerta ayer al sur de la provincia.

CORTES POR DESPRENDIMIENTOS

Mientras, en la Montaña Oriental Leonesa los desbordamientos en los ríos han aislado la localidades de Salamón, Ciguera, Las Salas, Lois y Villaverde, entre otras. Pese a todo, la situación en la comarca aunque a las tres de la madrugada de ayer un gran argayo ocupó un carril de la N-621 entre Crémenes y Las Salas que obligó a cortar el carril durante toda la mañana.

La carretera del valle de Lois permanece cortada para vehículos pesados ya que la fuerza del agua ha creado un gran boquete debajo de la calzada. Este hecho se ha producido en el cruce de Ciguera donde este verano la Confederación Hidrográfica del Duero eliminó un puerto ante las protestas de la vecinos. El río Dueñas baja aún con mucho caudal. Además en las proximidades de Crémenes y Verdiago hay muchas balsas de agua junto a la carretera N-621.

DL18P2F6-19-42-32-8
Una máquina retira los desprendimientos en la N-621. CAMPOS.

En la Montaña Central, la madrugada de ayer fue traumática. La Robla quedó anegada por un río negro procedente de la mina abandonada de la Hullera Vasco Leonesa que, completamente inundada, se desbordó y arrastró carbón y suciedad hasta la misma plaza de la Constitución, anegando garajes, negocios y viviendas. La crecida obligó a activar a la Unidad Militar de Emergencias que actuaron desde la madrugada hasta las primeras horas de la tarde, aunque una vez retirada la UME, la crecida volvió a inundar la localidad. El episodio de La Robla fue, quizás, el más grave ocurrido ayer, porque ha dejado en evidencia el cierre desordenado de la mina, sin tener en cuenta los efectos que va a tener sobre la comarca y de los que ayer tuvieron una muestra. El alcalde, Santiago Dorado, aseguró ayer a Ical que el cielo abierto de Santa Lucía de Gordón, propiedad de la Hullera Vasco Leonesa, «está haciendo de desagüe en La Robla».

 

«No puede ser que la mina se cierre así, que no haya una restauración, ni un Plan de cierre ordenado y no hayan dejado las cosas como se deben dejar», criticó Dorado, para quien «aunque la empresa diga que se está haciendo lo que se puede, pero evidentemente no lo está haciendo».

Por su parte, los administradores concursales de la Vasco aseguraron a Ical que que «se está trabajando a tope y lo máximo posible con todos los medios disponibles».

DL18P2F2-19-37-49-8
En La Robla volvió el ‘río de carbón’ por la tarde. MAR SUÁREZ

DL18P2F3-19-39-14-9
La UME, actuando en La Robla. RAMIRO

En Vegacervera, una de las localidades más afectadas el lunes, los vecinos tuvieron que rescatar a vecina longeva que se encontraba atrapada en su propio domicilio debido a la fuerte crecida del río Torío que además causó graves incidencias en la carretera que une Matallana y Vegacervera. La fuerza del río también cerró el paso por las Hoces de Vegacervera.

DL18P2F4-19-40-24-2
El Cea también se desbordó e inundó un área recreativa. ACACIO


DL18P2F5-19-40-53-0
La crecida del Tuerto, en Villaobispo de Otero. DL

DL18P2F7-19-45-24-3
Carretera inundada en Palanquinos, por la crecida del Esla. MARCIANO PÉREZ

DL18P2F8-21-02-54-3
El Esla desbordado en Valencia de Don Juan. MARCIANO PÉREZ


DL18P2F9-21-10-57-6
Carretera cortada en Villaverde de Arriba. MARCIANO PÉREZ

La gran acumulación de agua por las lluvias, junto con el desembalse del pantano de Villameca a consecuencia de las mismas, también ha provocado problemas en varios municipios por las que transcurre el río Tuerto, especialmente en el caso de Villaobispo de Otero, hasta el punto de tener que cortar la carretera LE-451 que une la localidad con Magaz de Cepeda. La alcaldesa de Villaobispo, María Teresa García, asegura que «el río sigue bastante desbordado y tenemos inundando el Camino de los Pisones y la zona de la playa fluvial». No obstante, indica que «por suerte no hay ninguna casa afectada, pero si vuelve a llover como el lunes podemos tener graves problemas». Una preocupación que comparten todos los municipios por los que pasa el Tuerto desde Villagatón hasta La Bañeza, cuyos alcaldes estiman que corren el riesgo de inundaciones si se producen nuevas precipitaciones.

Información elaborada por: J. M. Campos, M. Suárez, A. Medina, A. Rodríguez, A. Díaz, M. Carnero y M. Rabanillo.

La crecida baja al sur y arrasa los cultivos tras dejar vías cortadas y pueblos...
Comentarios