miércoles 01.04.2020
En lucha por el futuro de León

León hace oír su grito en la calle y abre una nueva etapa para revitalizar la provincia

La marcha congrega 50.000 personas en la capital para exigir inversiones que saquen al terrritorio de la inanición en industria e infraestructuras, aunque los momentos de más intensidad se vivieron con la petición de una autonomía propia y los ataques al centralismo de Valladolid; sobre la mesa queda la propuesta de crear un organismo que controle cada seis meses el estado de la inversión; fuerte pitada a Pepe Álvarez por agradecer «esta invitación de UGT en Castilla y León»
Aspecto de la muchedumbre que llenó el centro de León en la manifestación de ayer. FERNANDO OTERO
Aspecto de la muchedumbre que llenó el centro de León en la manifestación de ayer. FERNANDO OTERO

Alrededor de 35.000 personas según la subdelegación del Gobierno en León, 50.000 según los sindicatos CC OO y UGT, organizadores de la iniciativa, participaron ayer en la marcha para exigir soluciones para el futuro de León, que se desarrolló sin incidentes y con participación de 27 taxis y 53 tractores en la capital. En Ponferrada se sumaron a la protesta 11.000 personas y 2.000 en Villablino.

La marcha se inició a las 12.00 de la mañana en la plaza de San Marcos y tras recorrer Gran Vía de San Marcos, la avenida de Roma, Ordoño II, Independencia y plaza de San Marcelo, llegó al acto central con la participación de los líderes local y nacional de CC OO, Xosepe Vega y Unai Sordo, así como los de UGT, Enrique Reguero y Unai Sordo. Apoyaron la iniciativa el Ayuntamiento y la Diputación, con la colaboración de la Subdelegación del Gobierno, partidos políticos, asociaciones empresariales, Sanidad, pensionistas, la Escuela de Formación Profesional de La Robla, la Plataforma por un Conservatorio de Música, Baldomero Lozano, los Colegios Profesionales, los sindicatos de estudiantes, el comercio y la hostelería de León, Ademar, Cleba y Cultural Leonesa así como el colectivo feminista. También dieron su soporte catorce grupos leonesistas, la Feeración de Entidades Locales Menores, AUGC, sindicatos agrarios y colectivo de taxistas.

Baile de números
Las cifras oficiales redujeron la participación hasta los 35.000 manifestantes

«Las previsiones meteorológicas no han acertado», aseguró Vega. «Daban nublado y se está abriendo el sol, igual que esperamos que las previsiones de emigración masiva por colapso económico para esta tierra no se cumplan». Dio la bienvenida el líder sindical «a todas las personas obreras y trabajadores, a las jubiladas, a los autónomos enmascarados, a las pymes que ofrecen empleo, a los estudiantes que os aferráís a esta tierra y a todos los que hacéis de hoy una fecha importante, que no sabemos si será histórica hasta que se lea el recio pergamino de la trascendencia».

Criticó «los centralismos ovejunos» contra los que clama León «para que el silencio no se ría de los orfidales que nos daban contra nuestros complejos para aquietarnos y mantenernos sumisos». El León que conocemos «no se arregla con un chasquidos de dedos» reconoció aunque recalcó: «Hemos perdido el miedo y estamos en la época de la unidad y la valentía. Las diferencias son amigas y en eso consiste la diversidad». No es posible mantener la cohesión territorial «si todo el occidente de España se convierte en un desierto. León, Zamora, Asturias y Orense son la nueva Siberia. Hay territorios no vaciados, sino vacíos. Nos están empujando arrogantemente a vaciarnos y no saben que hay territorios que después de la crisis, siguen sin recuperar la cifra de afiliados a la Seguridad Social con un futuro sin oportunidades».

Ambiente calmado
No se registró ningún incidente en toda la jornada, marcada por la tónica de la normalidad

«Deben de pensar que en estas tierras ignotas las personas ya nacen ancianas y que la lechuga sale de una bolsa y que la naturaleza y el paisaje son un parque de atracciones en los que un tractor y un tendido eléctrico, o una factoría y una carretera estropean una buena foto», manifestó. «A los trabajadores de esta región se les ha impuesto la condena de ser exiliados económicos», aseguró «y a las mujeres se les impone la brecha salarial». Por todo ello exigió «soluciones ya» porque los principios utilizados hasta ahora no sirven: «Exigimos fondos para reindustrializar nuestras comarcas y una agencia de leoneses que tenga interlocución con la UE para potenciar la inversión en León. No rogamos ni pedimos, ¡exigimos!. ¡Es justo ahora el momento de León!».

Enrique Reguero parafraseó al poeta zamorano León Felipe: «Hoy el viento se levantó malhumorado y levantó el polvo de la tierra». Criticó el maltrato institucional «que no puede dejarnos resignados». Rememoró «el primer aviso» de la manifestación de hace quince meses «y no podemos dejar morir a León lentamente».

«A algunos», dijo «no les gusta que se hable de la Región Leonesa y están aquí entre nosotros hoy». Pidió las mismas oportunidades «que las que tiene el eje Valladolid-Palencia-Burgos». Eso lo pedimos «la ostia de gente, que somos los que hemos venido hoy». La fecha del 16 de febrero «destierra la resignación y enarbola la bandera del resurgimiento y el cambio en positivo para nuestra tierra». Lanzó un grito: «A los que nos maltratan y nos desprecian les decimos ‘Basta ya!».

Contundente
Xosepe Vega advirtió de que «León, Zamora, Asturias y Orense son la nueva Siberia»

Achacó al mal cierre de las cuencas mineras y las térmicas «sin haber buscado alternativas» parte de los problemas de León. «Nuestros mayores son el recurso más importante que nos queda y hay que pedir recursos para cuidarlos». Lamentó la diáspora de estudiantes «y la brecha salarial con las mujeres». Por eso se necesitan «razones de estado urgentes» para revertir la situación «y pagar la deuda histórica que nos ha privado de más de mil millones de euros por no haber podido ser NUT 2 a causa de nuestra pertenencia a esta comunidad autónoma». Por eso propuso la creación de una agencia independiente despolitizada en organización y funcionamiento «para identificar con fondos públicos cuáles son los obstáculos legales y administrativos para el desarrollo de nuestra región». León debe liderar el noroeste peninsular «con el Corredor Atlántico, la plataforma logística de Torneros, el puerto seco de Toral de los Vados, más suelo industrial y una fiscalidad que facilite el asentamiento de empresas», entre otros argumentos.

El 16 de febrero «León ha dejado de ser invisible, aunque la Fundación Villalar quiera construir un sentimiento contrario al nuestro. No hace falta que otros piensen por nosotros. No queremos más Igeas ni más Puentes ni más falsas promesas de Mañueco».

Advertencia
Reguero aseguró: «Algunos de los que no quieren hablar de Región Leonesa están aquí hoy»

Pepe Álvarez fue objeto de una notable pitada casi desde el inicio de su discurso, cuando agradeció «la invitación de UGT en Castilla y León» a participar en el acto. «¡León sin Castilla, León sin Castilla!», gritó la concurrencia. «¡Autonomía, País Leonés!», sonó de forma notable en la plaza de San Marcelo, con el protagonista cariacontecido. «Había que haber garantizado el futuro de las cuencas», exhortó, pero ni así logró bajar el nivel de los pitos de protesta. «¡Fuera, fuera!», cantó una parte de la asistencia. Varios jóvenes que enarbolaban banderas de León le recriminaron su discurso al término del acto, aunque todo quedó en un cruce de palabras. Cerró el acto Unai Sordo que rememoró el artículo de la Constitución que garantiza la igualdad entre todas las personas. «¿Cómo puede hacer efectivos sus derechos la ciudadanía de León que sufre un agravio territorial? La obligación de las políticas es corregir las desigualdades. Por eso les llamamos a formar parte de una mesa». Los gritos en favor de la autonomía del País Leonés interrumpieron también su discurso, aderezados con protestas de «¡fuera, fuera!»

«La única secesión que cabe en España es la de los ricos, que pagan menos. Con la corresponsabilidad fiscal de Europa, tendríamos 7.600 millones de euros más». Exhortó a las masas en el cierre de su participación: «Esto no tiene marcha atrás, es un día emocionante porque cuando la población ocupa la calle se convierte en un agente político y dice que hasta aquí hemos llegado».

Javier Alfonso Cendón, secretario provincial del PSOE manifestó a los medios de comunicación antes de arrancar la marcha su disposición a ser reivindicativo «ante todos los gobiernos. Esta tierra vivió una inversión de 900 millones con Zapatero que nos permitió iniciar la revitalización de esta tierra, gracias a Incibe y Ciuden. Pero luego el PP lo paralizó todo. Por eso hemos propuesto un foro para que cada seis meses demos cuenta de lo que hacemos en las instituciones cada seis meses»

Luis Tudanca, secretario autonómico del PSOE pidió «que a León se le devuelva por lo menos una parte de lo que ha aportado, porque es la hora de echar el resto por León»

Pablo Fernández, secretario autonómico de Podemos, aseguró que León «se muere por el olvido al que le han sometido las instituciones del PP. Nosotros mostramos todo el compromiso desde el Gobierno de la nación para ver si esa mesa puede traer las inversiones que dinamicen la provincia y que la infraestructuras lleguen y que León sea el polo tecnológico del noroeste. En esa mesa debe de participar la ciudadanía, porque solo con política no va a ser suficiente».

y16f20134_19435086
Los representantes sindicales encabezaron la manifestación. JESÚS F. SALVADORES


y16f20161_19440405
José Antonio Diez y  Vicente Canuria. JESÚS F. SALVADORES


y16f20117_19433210
Juan Martínez Majo, Javier Alfonso Cendón, Antonio Silván y Matías Llorente. JESÚS F. SALVADORES

y16f20120_19433583
La directiva del CEL. JESÚS F. SALVADORES


y16f20172_19414200
Los socialistas José Pellitero, Eduardo Morán, Luis Tudanca y Javier Alfonso Cendón. JESÚS F. SALVADORES


Grandes y pequeños se sumaron a la cita. JESÚS F. SALVADORES



Las mujeres del carbón siguen en la lucha. JESÚS F. SALVADORES

No faltaron los lemas pidiendo la salida de León. FERNANDO OTERO

Xosepe Vega se dirige a la población tras la marcha. FERNANDO OTERO

León hace oír su grito en la calle y abre una nueva etapa para revitalizar la provincia