martes. 05.07.2022
Historias con historia

El otro aniversario, 250 años del Padre Sarmiento

El ‘padre’ de las letras gallegas murió en Madrid en diciembre de 1772, aunque hoy su figura es controvertida por las teorías que sitúan su nacimiento en la provincia de Pontevedra y no en Villafranca del Bierzo
Vista de Villafranca del Bierzo, en una imagen de archivo. DE LA MATA
Vista de Villafranca del Bierzo, en una imagen de archivo. DE LA MATA

En este año del 200 aniversario de la Provincia del Vierzo hay otra efemérides que debería concitar el mismo entusiasmo. El 250 aniversario de la muerte en Madrid del Padre Sarmiento, Pedro José García Balboa (Villafranca del Bierzo, 9 de marzo de 1695-Madrid, el 7 de diciembre de 1772).

Escritor y erudito benedictino, a este berciano se le considera padre de las letras gallegas, aunque su legado en Villafranca, donde vino a este mundo, siga sin escribir su mejor página. El solar de su casa natal sigue vacío a la espera de un acuerdo que nunca llega entre el gobierno de Castilla y León y la Xunta para poner en valor su contribución no sólo literaria sino a dos territorios con muchos lazos de unión. La última iniciativa del Ayuntamiento es convertirlo en un jardín, que se sume al busto levantado junto al parque de la Alameda.

«Entiendo que la parte filológica y la correspondiente a la botánica ha sido bien estudiada. No tanto los textos que tratan de los problemas de la tierra y de otras materias muy variadas. Hay que recordar que casi toda su obra quedó inédita en 1772, y todavía hoy hay escritos sin publicar, y que en muchas ocasiones escribía sin un orden fijado previamente, de modo que mezcla asuntos muy variados según se le van ocurriendo. La mejor prueba de esto se halla en la “Obra de 660 pliegos”, una “selvática digresión”, en palabras de José Santos Puerto», señala Pegerto Saavedra, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Santiago de Compostela ,académico numerario de la Real Academia Galega. y autor de uno de los mejores estudios sobre la obra del Padre Sarmiento.

El Centro Superior de Investigaciones Científicas ha dado el nombre de Padre Sarmiento a un instituto que estudia la cultura y el patrimonio gallegos que aún no se ha pronunciado sobre la efemérides. Sí es verdad que el monje villafranquino está muy presente en galicia, incluso con un recorrido jacobeo entre las rías de Pontevedra y Arousa

Más que su obra parece que su origen se ha convertido en eje del debate sobre el Padre Sarmiento. Hace dos años, otro catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela, Marcelino Agís, mantuvo en un libro que había venido al mundo en San Juan de Cerdedo, provincia de Pontevedra, haciéndose eco de un documento descubierto por otro profesor, Santos Puerto, de la Universidad de La Laguna, ya fallecido y experto en su obra, de cuando ingresó en el monasterio de San Martín de Madrid, en 1710, a los 15 años. En él escribió que era natural de esa localidad gallega. «Como no existe partida de nacimiento ni en el Bierzo ni en Galicia, es uno de los temas que permanecen y permanecerán durante muchos años en el misterio», explicó Marcelino Agís a este periódico hace dos años, cuando sacó su libro.

En cambio, Pegerto Saavedra entiende que, aunque no haya sido posible localizar su partida de bautismo, no hay dudas. «En general se admite por los estudiosos de su obra que vino al mundo en Villafranca del Bierzo, en donde residían sus padres y en donde nacieron otros hermanos mayores».

Cuadro del padre Sarmiento. DL
Cuadro del padre Sarmiento. DL

Y añade: «Aunque en determinados documentos se afirme que era natural de Pontevedra o Cerdedo, eso no significa que naciera en una u otra, porque en la época la expresión podía indicar que de allí eran los progenitores, o que allí se había criado desde muy pequeño, lo que vale para Pontevedra. En los libros bautizados de Villafranca hay lagunas, lo que puede explicar la falta de la partida, pero no me consta que suceda lo mismo en los de Pontevedra o Cerdedo, y en ellos no aparecen noticias de no su bautismo».

La figura paterna

El padre Sarmiento fue una persona muy compleja, explica Saavedra, que aúna rasgos en apariencia contradictorios. «Renegaba de la nueva sociabilidad ilustrada, pero al tiempo gozó de indudable influencia en círculos cortesanos, en especial durante el reinado de Fernando VI; defendía posiciones muy avanzadas en ciertos puntos, y muy conservadoras en otros; en un lugar escribe que la Academia de la Agricultura gallega es una institución inútil, porque los labradores saben mucho por experiencia y otro dice que la agricultura gallega está atrasada porque los campesinos no leen libros… Defendió con ardor la lengua gallega y al tiempo contribuyó, con sus estudios archivísticos y sobre la poesía española, a la “nacionalización” de la monarquía borbónica. Era un monje vehemente, capaz de expulsar de de su celda a empujones a un pintor de cámara...». No se escandalizaba, añade este profesor, a la hora de copiar canciones populares o palabras procaces escuchadas en Galicia. «En el fondo, creo que estas reales o aparentes contradicciones derivan de que era un hombre sincero, alejado de lo que hoy llamaríamos corrección política, e impetuoso a la hora de sostener sus convicciones. Su curiosidad eran universal (como muestra su biblioteca) y su memoria portentosa».

De la vida del padre Sarmiento, Saavedra destacaría dos compromisos: el que tenía con la orden benedictina y el que mantuvo con Galicia, «como de algún modo queda de manifiesto en la lápida funeraria que diseñó para su sepulcro el escultor gallego Felipe de Castro:

Pese a que en el Bierzo se pueda pensar que está más reconocido en Galicia que en su tierra natal, Saavedra opina lo contrario: «En mi opinión, está más reconocido en el Bierzo que en Galicia, a pesar de que vivió muy poco tiempo en Villafranca y él se consideraba de Pontevedra, villa a la que se sentía muy unido. En Villafranca lleva su nombre un instituto, existe la comisión cultural “Martín Sarmiento”, que organiza jornadas periódicas y está trabajando para que se levante una casa de la cultura en el solar de casa de nacimiento. En esta población se celebraron también sesiones del congreso sarmentiano de 1995 y del “Día das Letras Galegas” de 2002. En Galicia, si exceptuamos Pontevedra, en donde llevan su nombre un edificio del Museo y un instituto, apenas se recuerda al benedictino en el paisaje urbano, en particular en el callejero, ni siquiera en Santiago de Compostela. Aquí radica el Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento, dependiente del CSIC, y nacido en 1944, y recibió esta designación por iniciativa de dos pontevedreses: Sánchez Cantón y Filgueira Valverde. Recuerdo haber escuchado a Ernest Lluch que si Sarmiento hubiese nacido en Cataluña tendría una calle en cada pueblo… Como vivió hace muchos años y además fue un monje creo que tiene pocas opciones de entrar en los «rueiros» galicianos. Y si viviese hoy quizá no lo aceptaría, a la vista de la cantidad de «apóstatas» del gallego que tanto proliferan, y de los que él abominaba», concluye Pegerto Saavedra a la hora de analizar al monje villafranquino.

El otro aniversario, 250 años del Padre Sarmiento
Comentarios